¡Saborea el sabor!

Una de las estrategias que recomienda la psicología positiva para incrementar nuestros niveles de satisfacción y felicidad es el saboreo. En la medida que practiquemos y dediquemos más tiempo al saboreo se convertirá en más placentero. Se trata de disfrutar al máximo cada segundo de satisfacción estando presente en el aquí y ahora y convertirlo en rituales de placer para disfrutar con nuestros sentidos. Por ejemplo, saborear cualquier alimento que nos guste mucho, como un chocolate.

La mayoría de las personas prácticamente se traga el chocolate y eso dura fracciones de segundo y sí, disfrutan y quieren más, pero el placer pasa demasiado rápido.

Te propongo que la próxima vez que comas chocolate lo hagas de la siguiente manera: Primero decide que es un placer que vas a disfrutar solamente para ti, en total relajación minimiza el resto de los sentidos y céntrate solamente en el del gusto, apaga las luces, elimina distractores como teléfono, internet, radio, televisión, o cualquier ruido externo, ahora cierra los ojos e introduce el pedacito de chocolate en tu boca, y manténlo en la boca, sin tragártelo, pasea el chocolate por toda la boca, no solo la lengua, lentamente,  inúndate de esa sensación de placer, fíjate y percibe  cada detalle, y disfruta la intensidad del aroma, el sabor, la textura, imagina y visualiza, mientras sucede, como poco a poco se va deshaciendo en tu boca, y percibe ahora esa nueva textura, el delicioso sabor dulce que ahora es mucho más intenso, entonces entrégate al placer, estando totalmente presente y disfruta al máximo este momento.

Registra en tu mente este momento y cuando desees lo vuelves a vivir en tu imaginación, es decir, vuelves a saborear y a disfrutar.

TIP. Aumenta tu archivo de recuerdos positivos

Acostúmbrate a registrar todos los momentos positivos en tu mente para volverlos a vivir. Si son placeres visuales puedes tomar una foto o un video y volverlos a ver. Si es otro tipo de sensación placentera, conectar con la fotografía de tu mente será suficiente para cambiar tu estado de ánimo  por uno más feliz. Recordar es saborear nuevamente



Deja tus comentarios aquí: