Sanando Huellas. La terapia de Constelación Familiar Sistémica

Sanando Huellas. La terapia de Constelación Familiar Sistémica

¿Es la Terapia de Constelación Familiar una opción para ayudarte a sanar tus heridas profundas, esas heridas que han dejado huellas que aún te lastiman? Mi experiencia como facilitadora de este tipo de terapia y, también como cliente, me permiten responder con un , claro y responsable. Constelarte es más que una opción, es una posibilidad real de sanarte, y contribuir así a romper con el ciclo de conflictividad heredado de generación en generación. 

Pertenecemos a un sistema familiar, y también pertenecemos a algo mayor que nuestro propio sistema. La familia tiene un alma común y una conciencia común. (Bert Hellinger en Weber, 2009). Los ciclos de conflictividad estarían vinculados con lo que el mismo Hellinger, creador de la Terapia Sistémica, denomina los órdenes del amor, los cuales se rigen por tres leyes básicas que nos facilitan la comprensión del pasado ancestral que marca una impronta en nuestras vidas.  

  1. La primera ley determina que cada miembro del sistema, vivo o muerto, tiene el mismo derecho a pertenecer.
  2. La segunda ley es que hay un orden en la familia. (Quién ha venido antes y quién ha llegado después)
  3. La tercera ley es la compensación adecuada. (Hay un dar y tomar constante, que tiene como fondo el amor)

En estos órdenes del amor se desarrollan las fidelidades sistémicas -de los miembros de una familia o de una organización- y no somos conscientes de esas lealtades, solo las actuamos. Y es que a lo largo de nuestras vidas establecemos adhesiones sistémicas con nuestras familias de origen, viviendo experiencias asociadas con esas fidelidades, las cuales podemos hacer conscientes al observar atentamente las relaciones personales y laborales que mantenemos o no en nuestra cotidianidad. En ese proceso de observación iremos descubriendo las secuelas de esas leyes a las que alude Hellinger, al ver las consecuencias de nuestros actos, tanto para los demás como para nosotros mismos.  

¿Y cómo podemos resolver las dolencias que generan en nuestra vida las alteraciones que hemos creado en el dar y recibir en los órdenes del amor? Para ello es necesario la intervención terapéutica de un o una especialista con sólida formación en Terapia de Constelación Familiar, para que lo que emerja de una sesión de constelación familiar sea realmente único, inesperado y sanador.

¿Cuáles serían las ventajas al complementar tus otras terapias de evolución personal con la Constelación Familiar Sistémica?  

  • Comprender cómo influyen en tus relaciones actuales aquellas otras relaciones que dejaste en el pasado pero que aún resultan dolorosas.
  • Ayudarte en tus propios conflictos personales, a sobrepasar el dolor e ir hacia la vida de manera consciente y con determinación. 
  • Ser apoyado con una terapia que parte de una visión fenomenológica yo creo lo que me dices y desde la compasión yo escucho con atención y sensibilidad.
  • Adentrarte en tu mundo de vida y conocer desde tus propias raíces y miedos ancestrales las respuestas a tus situaciones y conflictos personales.  

¿Quieres iniciar o continuar ese cambio evolutivo? con proponerte hacerlo no es suficiente. Es necesario pasar del pensamiento, a la acción y en consecuencia ir y estar en ese cambio. Buscarlo desde ti mismo. Aceptar, creer y crear el cambio, tal como lo afirma Gregg Branden en sus publicaciones en donde vincula la ciencia con la espiritualidad

Referencias citadas

Braden, Gregg (2012) La matriz Divina. México, Sirio

Gunthard Weber (ed) (2009) Felicidad Dual. Bert Hellinger y su psicoterapia sistémica. España: Heder.

Foto creado por freepik – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: