Sanar de día y de noche

¿Qué significa sanar? Ayer, leyendo un libro, encontré una definición que me gustó «Sanar es no sentirse bien siempre; es saber despertar cuando es de día y poder dormir cuando es de noche». El libro se titula Resiliencia y su autora es la psicóloga Jazmín Sambrano. Me gustó porque deja en claro que a cada momento le acompañan distintas emociones, y que por más que quisiéramos vivir en alegría o luz, hay etapas oscuras cuando provoca quedarse arropado en cama.

Pero además, Jazmín tiene la sutileza de escribir «poder dormir cuando es de noche» para recordarnos que si bien en esos momentos de oscuridad aparece el desvelo, siempre tenemos la posibilidad de escoger el espacio de refugio, de paz, de seguridad. Poder dormir es tener la capacidad de recomponer las fuerzas para salir de nuevo al día. Porque todo, incluso las noches más oscuras, son transitorias e impermanentes.

noche relaxQuerer estar bien todo el tiempo es una quimera. Es desear lo imposible, que en este caso, no es síntoma de sueños de alto vuelo sino de vana ilusión. Porque la verdad es que días malos habrán, a fin de cuentas, mientras estemos vivos, amemos y nos relacionemos con el mundo, no hay forma de escapar al malestar físico y mental que traen los eventos desagradables, muchas veces fuera de nuestro control.

Por supuesto que también están los momentos maravillosos, los que traen toda la luz y nos llenan de energía. Son los días cuando saber despertar es conectarse con la vida. Y claro, también surgen y desaparecen.

En el amplio espectro de las horas tendremos momentos más iluminados que otros. Y sanar es saber que las cosas son así y usar los recursos que tenemos y hemos aprendido para seguir viviendo a plenitud. Despertando de día, durmiendo de noche. Desarrollando la resiliencia, esa capacidad de trascender las adversidades, de salir fortalecidos de ellas y mantener la integridad de mente y alma.

También el día de ayer conversaba con una amiga que me contaba sobre los momentos difíciles que atravesaba. Algunos causados por situaciones de raíces profundas, otros que de tanto repetirse ya eran crónicos. Y en un momento le comenté: si las cosas están así ¿qué vas a hacer con ellas?

¿Qué vas a hacer con tu día y tu noche? ¿Estás en el camino de la sanación?

Si para algo puede servir una dosis de Inspirulina es para acompañarte a toda hora, cuando te sientas bien, y no tan bien.



Deja tus comentarios aquí: