Se buscan consumidores responsables

El consumo responsable tiene muchas caras: consumo ético, conciencia del impacto ambiental, conocimiento del origen de los productos que usamos, rechazo al trabajo esclavizante, comprar solo lo necesario, y una larga lista que apunta en una sola dirección: usar nuestro poder para cambiar el orden de las cosas. Si el comercio es uno de los grandes motores del mundo ¿por qué no aprovechar nuestra influencia?

La organización argentina Amartya presentó este video que muestra todos los ángulos del consumo responsable. Más que teoría, es práctica diaria: al tomar una mayor conciencia de nuestro poder como individuos multiplicamos nuestro poder como sociedad. Y cuando una sociedad de moviliza pasan grandes cosas. Para comenzar, las compañías cambian su manera de hacer negocios y buscan satisfacer las nuevas demandas del mercado.

Como bien dicen en Amartya, un consumidor responsable sabe que antes de ser un consumidor es un ciudadano. Y eso significa defender derechos y asumir responsabilidades. Derecho a un planeta más limpio y una sociedad más justa. Responsabilidad en estar informados y tomar las decisiones que mejoren la calidad de vida de todos.

Amayrta es una organización que desarrolla varios programas en Argentina. Consuma Dignidad busca incrementar la conciencia entre los jóvenes sobre la importancia de la sustentabilidad. Doncel está enfocado en la inserción social de jóvenes que viven en hogares de cuidado o instituciones públicas. En ellos participan voluntarios, el sector público y privado.

Ser un consumidor responsable comienza por mirar alrededor y darnos cuenta de la manera como tomamos decisiones de consumo. A partir de allí es hacer ciertos cambios, no importa cuán pequeños. Tu grano de arena se sumará al de otros, y de pronto, verás que estamos parados sobre una montaña.



Deja tus comentarios aquí: