Se buscan motivadores

SE BUSCAN MOTIVADORES

Hace unos días volvía a ver Moneyball (Rompiendo las reglas), la película protagonizada por Brad Pitt (Billy Beane) como el director del equipo de beisbol Atléticos de Oakland, junto con Jonah Hill (Peter Brand), quien interpreta el papel de su asistente y mano derecha. El mensaje de motivación e inspiración es lo que más rescato de este film. No solo la manera de cambiar las reglas del juego, sino su visión y creencia sobre las personas, en este caso las de su entorno.

Por estos días nuestro entorno se encuentra estrangulado ante las circunstancias de qué eligen aceptar en sus vidas. Nuestro círculo más cercano parece haber emprendido el tránsito sistemático hasta convertirse en seres tóxicos. Tienden a desequilibrarse cuando no le siguen el juego de su tragedia. No es mi intención negar la realidad de otros, pero sí es mi decisión la de mirar hacia donde se perfila favorable, aquello que me agrada de la vida.

La gente tóxica requiere convencer a los demás de que su tragedia debe ser compartida, se victimizan y buscan arrastrar a los demás para sentir que hay un equilibrio virulento que les da motivos, tanto para tener la razón, como para no sentirse solos en esta cruzada venenosa.

Las noticias de estos días, en nuestro país, inician con frases como: «a pesar de«, «en medio de la adversidad«, etc. Toda una construcción de dolor en sus titulares. La política hace su negocio a partir de la desesperación y rabia de sus habitantes. Así se mantienen unos en el poder y otros recargan sus ansias de soberanía.

Yo juego al reencuadre. Enfoco hacia lo que me gusta. Abro los brazos a la diversión y la libertad de imaginar. Esa realidad existe. Cuando ves a un niño sonreír sabes que hay vida. Dirán que son seres inocentes… y yo diré que el exceso de realidad nos roba la imaginación y sustrae todo posibilidad de que tus pensamientos se materialicen.

La libertad también consiste en elegir qué realidad deseas vivir. ¿Te vas a dejar llevar por tu luz o vivirás atado a las sombras? La gran mayoría quiere vender su estado sombrío y su andar quejumbroso, le huye al estado de bienestar que produce enfocarse ante lo que tenemos.

No puedes disfrutar del presente si sigues anclado a lo que ya no está, cosechando un futuro de penumbras. Para mí caminar agarrado de la mano con mi esposa e hijo vale mucho más que sucumbir ante las noticias que bajen mi vibración. Pienso que toda diversión que estimula mis emociones conduce a ese estado de felicidad que está dentro de nosotros.

En una era en la que las redes sociales y el personal branding tienen gran influencia, bien vale la pena cambiar el contenido al que se expone nuestro entorno. Ser motivadores e inspirar con toda la abundancia que nos da la vida. Mostrarle a quienes están a nuestro alrededor que hay buenas noticias creadas por nosotros.

«El que se siente bien le va bien» y, en la medida en que lo practiquemos, habrá luminosidad entre nosotros. Decido ver lo que me gusta porque existe y dejo a un lado lo que no me gusta porque, aunque es una realidad, también tengo el control para ignorarla.

«Puede que no parezcan campeones, pero sí lo son. Así que jueguen como campeones«.

Billy Beane en Moneyball.



Deja tus comentarios aquí: