Sé fuerte y cambia tu vida

Sé fuerte y cambia tu vida

Son nuestros hábitos y costumbres las que nos mantienen en nuestra zona de confort, nos hacen sentir seguros y familiarizados con nuestro entorno. Una de las razones por las cuales nos da tanto miedo cambiar es porque debemos abandonar ciertos hábitos que nos definen, que hemos desarrollado con el pasar de los años sin darnos cuenta; llegan para quedarse y en muchas ocasiones ni recordamos cuando comenzaron.

Un hábito no nace por sí solo, se crea con la ejecución de una misma acción por un tiempo prolongado. Luego de haberla realizado de forma inconsciente en un par de ocasiones tu cerebro recordará esa desagradable conducta y la volverá a realizar de forma continua. Una vez formados es difícil deshacernos de ellos debido a que ya forman parte de nuestra vida cotidiana e incluso podemos realizar otras actividades al mismo tiempo como ocurre con quienes acostumbran a morder el extremo de un bolígrafo. Mientras lo muerden pueden escribir a computadora, hablar por teléfono, etc.

Ciertos hábitos pueden llegar a controlar y a afectar nuestras vidas, tal como sucede con la mala alimentación y el sedentarismo. Pero no todo es negro en el panorama, en un estudio realizado por Phillippa Lally quedó demostrado que solo se necesitan 66 días para iniciar un nuevo hábito.

Phillippa y su equipo encuestaron a un total de 96 personas por un período de 3 meses para determinar en cuanto tiempo comenzaban un nuevo hábito. Cada uno de los encuestados debía elegir un nuevo hábito y cada día debían informar al equipo de investigadoras que tan automático realizaban esta nueva actividad. El resultado que arrojó el estudio fue que en promedio solo se necesitaron 66 días para aprender el nuevo hábito.

A pesar de que el estudio se ha centrado en el número de días que se necesitan para aprender un nuevo hábito es necesario entender que en la misma cantidad de días puedes dedicarte a eliminar un viejo y mal hábito que está afectando tu calidad de vida. Para eliminar un mal hábito solo debes cambiarlo por uno nuevo, no basta solo con olvidarlo y eliminarlo de tu vida, debes aprender uno nuevo que lo sustituya. Si acostumbras a alimentarte mal y a estar todo el día echado del sofá deberás aprender a comer bien y a salir a hacer ejercicios todos los días.

HOY es un buen día para comenzar.



Deja tus comentarios aquí: