¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

Recientemente en mi consulta de patología mamaria, la hija de una paciente que padece de cáncer de mama me hizo esa pregunta. No es una pregunta fácil de responder.

Las estadísticas a nivel mundial nos informan que una de cada doce mujeres padecerá de cáncer de mama, diez de cada doce alguna enfermedad benigna y las doce, en algún momento, sentirán alguna molestia en la mama.

El cáncer de mama constituye una enfermedad muy heterogénea, esto quiere decir que se puede manifestar de diversas formas y también con una causalidad múltiple. Del total de casos, diez a quince por ciento siguen un patrón familiar (dos o tres casos cercanos en una misma familia). Un cinco por ciento pueden ser hereditarios –producto de una mutación genética- como sucede en la etnia de judíos askhenazi, población en que la incidencia de cáncer de mama suele ser algo mayor. Y la gran mayoría son cánceres esporádicos que aparecen sin aparente conexión heredofamiliar.

Lamentablemente, por ahora, la ciencia médica no nos ha provisto de herramientas para prevenir el cáncer de manera primaria, es decir, evitar su formación. Solo podemos hacer una prevención secundaria, esto quiere decir que podemos diagnosticarlo antes de que el paciente comience a notarlo, que se haga clínicamente manifiesto.

Para ello, contamos con un programa de screening o despistaje que nos permite diagnosticar una lesión maligna a tiempo, en estadios tempranos de la enfermedad. Hacerlo de esta manera puede significar, mayoritariamente, la sobrevida total de la paciente o del paciente. No olvidemos que los hombres también podemos padecer de cáncer de mama, aunque en una frecuencia cien veces menor.

Hasta la actualidad, el método de despistaje de cáncer de mama lo constituye la mamografía. Los programas de screening varían según el país. En algunos se recomiendan a partir de los treinta y cinco años, otros a partir de los cuarenta y otros a partir de los cincuenta. Si tienes alguna duda al respecto, te invito a que te acerques al centro de salud más cercano para que te informes. Para las pacientes de alto riesgo, se cuenta con un programa de despistaje especial.

Ahora bien, ¿hay algo que podamos hacer como pacientes para disminuir la incidencia del cáncer de mama? Definitivamente sí. Este es un tipo de cáncer que se presenta en mayor proporción en países industrializados en donde el consumo de grasas saturadas y alimentos procesados es muy elevado. Debemos disminuir el consumo de grasas a menos del veinte por ciento de la ingesta diaria total, aumentar el consumo de vegetales en su diversas formas –frutas, hortalizas y verduras- a no menos de cinco porciones por día (suena como difícil de lograrlo pero no lo es, inténtalo) y por último controlar el estrés y tener una dosis de ejercicio diario.

Así que visita periódicamente a tu ginecólogo(a) o mastologo(a). El/ella sabrá en que momento indicarte algún estudio adicional al examen físico de rutina. Y, nosotros los hombres, ante cualquier molestia en la zona, también debemos acercarnos al médico.

Si tienes alguna opinión acerca del tema no dejes de expresarlo al final del artículo. ¡Hasta pronto!



Deja tus comentarios aquí: