Según estudio, correr puede sumarle años a tu vida

Los investigadores descubrieron que las personas que no corrían tenían una esperanza de vida tres años más corta que la de los corredores. Correr se asoció con una reducción del 30 por ciento del riesgo de mortalidad por cualquier causa y con una reducción del 45 por ciento del riesgo de mortalidad por una enfermedad cardíaca o un accidente cardiovascular, en comparación con no correr.

Incluso los que corrían menos obtuvieron beneficios significativos. Correr un mínimo de entre 30 y 59 minutos cada semana (lo que equivale a solo entre 5 y 10 minutos al día) se asoció con una reducción del 28 por ciento del riesgo general de muerte y con una reducción del 58 por ciento del riesgo de muerte por enfermedades cardiacas, en comparación con los que no corrían.

“Los beneficios con respecto a la mortalidad para los corredores eran parecidos entre los distintos niveles de tiempo, distancia, frecuencia, cantidad y velocidad a la que corrían”, dijo Lee. Los beneficios se mantuvieron firmes incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta factores como el peso, fumar, beber o los problemas de salud.

Sin embargo, los corredores deben ser constantes. Los que corrían de forma persistente (aquellos que estuvieron corriendo de forma regular durante un promedio de 6 años) obtuvieron el mayor beneficio, descubrieron los autores del estudio.

La mejora del funcionamiento cardiaco y pulmonar parece ser la clave de los beneficios para la salud por correr, dijo Lee. Los corredores del estudio tenían una condición física que era un 30 por ciento mejor que la de los que no corrían, y su mejor condición física aumentaba según la cantidad de tiempo que pasaban corriendo.

Al Dr. Michael Scott Emery, copresidente del Consejo de Cardiología de los Deportes y el Ejercicio del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology), le pareció “un poco sorprendente que correr entre 5 y 10 minutos tuviera tal impacto sobre la salud”.

Emery, cardiólogo con sede en Greenville, Carolina del Sur, afirmó que “este estudio muestra que para sacar el mayor provecho solo hay que levantarse y hacer algo, incluso aunque no cumpla con las directrices actuales. Incluso un poco es mejor que nada”.

Pero indicó que correr cuenta con un mayor potencial para las lesiones que nadar, incluyendo problemas en las articulaciones, torceduras de tobillo, problemas en la espinilla, dolor de espalda y estiramientos musculares.

Las personas podrían ganar beneficios similares de andar la misma distancia durante periodos de tiempo más largos, sugirió.

“Correr tiene más potencial para las lesiones, pero andar requiere de más tiempo”, dijo Emery. “Uno ha de encontrar su propia combinación, su equilibrio”.

Lee se mostró de acuerdo en que las personas a las que les interese correr deberían empezar despacio e ir aumentando con el tiempo.

“Correr es una actividad de gran intensidad, de modo que se recomienda a las personas inactivas que pueden empezar a caminar para reducir el riesgo de lesión antes de que empiecen a correr”, dijo.

Con información de: HealthDay / Hispanicare


Deja tus comentarios aquí: