Segundo cuerpo sutil: La mente negativa

Continuando con el tema de los cuerpos sutiles, ya habíamos hablado del cuerpo del alma. Esta semana les hablaré de la mente negativa, la cual forma parte de las tres mentes comprendidas dentro de los cuerpos sutiles. Yogui Bhajan decía que la única función de la mente negativa es la de protegerte y es que la mente negativa es la que nos avisa a través de la intuición cuándo debemos evitar situaciones, lugares, caminos o entablar relaciones donde pueda haber peligro, también nos alerta de hechos y momentos que debemos evitar.

La gracia está en saberla escuchar y poder discernir entre un deseo positivo que nos conduzca a una acción en la cual no alcancemos a ver el peligro y reconocerlo dejando que la intuición hable sin interferir en pensamientos, palabras o acciones, sino permitiendo que esa guía interna que todo lo sabe y lo aclara se pronuncie y esté en nosotros.

En la mente negativa se manifiesta el deseo de pertenecer, el deseo de contención, de acuerdo a las enseñanzas de Yogui Bhajan “la mente negativa te ayuda a dar forma a la creatividad de tu Cuerpo del Alma con el don de la contención, la forma y el discernimiento. Instala en ti un deseo de pertenecer, que en su expresión más elevada te conduce a conectar muy profundamente con tu propio Dios. Te da paciencia para que obedezcas a tu propio guía interior”.

Cuando la mente negativa está poco desarrollada, tu deseo de pertenecer puede hacer que entables relaciones inapropiadas y destructivas, porque estarás influenciado por el otro y no tendrás suficiente contención para mantenerte en tu propio centro.

Te invito a que desde la verdad de tu corazón te preguntes si tus relaciones actuales son constructivas, te aportan y alimentan tu crecimiento como ser humano día a día, o son destructivas, desgastantes y tóxicas. Y si son dañinas, ¿qué vas hacer para que lo que estas construyendo sea para tu más alto bienestar?

En ocasiones es bueno replantear la calidad de las relaciones interpersonales que tenemos, pues cuando no son de crecimiento, nos empiezan a contagiar negativamente sin darnos cuenta y nos llevamos cargas que no nos pertenecen, invirtiendo nuestra vida en situaciones que no nos corresponden en lugar de hacerlo en las lecciones que sí son parte de nuestro camino y que nos podrán llevar a ser libres, así que siempre es bueno reevaluar que tipo de relaciones queremos en nuestras vidas para seguir construyendo a favor de unas relaciones conscientes e integras.

Sat nam,

Laura Cárdenas



Deja tus comentarios aquí: