Ser amable sin ser hipócrita

Ser amable con quien no te agrada puede resultar todo un reto, pues a menudo nos llenamos de prejuicios y juzgamos a las personas a nuestro alrededor sin siquiera conocerlas.

Este post se me ocurrió porque un amigo en Facebook publicó una imagen que decía: «Ser amable con las personas que te caen mal, no te convierte en hipócrita».

amable

Y es que ser amable con alguien que no te cae muy bien significa que tienes la suficiente madurez para tolerar su personalidad, ya que ser cordial o simpático puede ser un acto incluso caritativo que puedes tener con las personas, sean familiares, amigos o aquel que te encuentras en los pasillos de la oficina, en la consulta médica, en una tienda o al salir de tu casa.

Una persona amable es aquella que «por su actitud afable, complaciente y afectuosa es digna de ser amada», según se define en Wikipedia. Busqué esta definición con la finalidad de mostrar lo sencillo que es ser agradable.

Por otro lado, ser amable también puede significar ser amado,  es decir, que mientras mas cordial seamos con el resto de las personas, más queridos seremos y por tanto, siempre estaremos impulsados por buenos sentimientos y acciones. De esta manera, nuestra conducta ayudará a otros a comportarse de una forma parecida a la nuestra. Ser amable es un acto recíproco.

burbuja

Muchas veces somos amables con quien no nos da buen feeling porque tenemos un propósito y esto sí que nos puede convertir en hipócritas, pues nuestro acercamiento o simpatía con esa persona no sería del todo honesta. La amabilidad es referencia de amor y el acto de amar lleva implícito el respeto, la consideración y aceptación de la persona tal cual es.

Ser amable significa saludar con una sonrisa incluso a un extraño,  además es una característica de madurez, cuando se es afable, se es cálido e integrador, se siente la hermandad.

Cuando eres amable con los demás. Eres también una persona segura, afectuosa y alegre. Según escribió un cortesano francés en el siglo XVII, ser amable es una cualidad en la cual se combinan el amor, la comprensión, la previsión, la empatía y la generosidad, pero para que sea una auténtica virtud debe estar libre de segundas intenciones.

Ser bondadoso está de moda, leí en un artículo de Ilse Bigott aquí mismo en Inspirulina, ella dice que la bondad cura y creo que cuando tus palabras y acciones son buenas semillas, los frutos son insuperables.

«La amabilidad vuelve con una sonrisa al lugar desde que ha partido «. Anónimo
 



Deja tus comentarios aquí: