Ser feliz es una decisión personal

Después de haber vivido en tres continentes, y haber conocido gente de más de cincuenta culturas, muchos de los paradigmas de la vida que me enseñaron en mi familia y tenía cuando  tenía veinte años han cambiado.

En ese andar por el mundo y con profundas reflexiones con momentos buenos y momentos malos, me he dado cuenta de que la felicidad no depende de tus circunstancias externas, sino que es una decisión personal. Ser feliz es una determinación que tú tomas, es una actitud ante la vida.

En estos días hablando con mi socio, coach y amigo, Lorenzo Campins, analizamos cómo la felicidad está por encima de los factores externos en un nivel superior y es una decisión de vida, una actitud que voluntariamente puedes tomar ante la vida.

En Venezuela la devaluación ha hecho que muchas personas tengan que cambiar sus hábitos de consumo y privarse de muchas cosas por los problemas de escasez que junto con la devaluación se traducen en aumentos, casi impensables, de los bienes y servicios.

Muchas personas están infelices por esa situación y viven quejándose y amargadas. Pero esa actitud no cambia el problema, sino que los hace vivir tristes, de mal humor y sin esperanza, con una actitud negativa que no les permite cambiar su estado de ánimo para buscar soluciones y que puede repercutir negativamente en su salud. Tu reacción ante las circunstancias, algo sobre lo que sí tienes control, determina tu calidad de vida.

He visto otras personas que, aunque a veces pierden la esperanza, se han adaptado con diferentes estrategias a la nueva situación del país con la determinación de ser felices. Tienen proyectos de vida en los que se enfocan para salir adelante y no dejan que los factores externos tengan una influencia negativa en cada día de sus vidas.

Si buscas razones por las cuales sentirte te mal, te aseguro que conseguirás muchísimas, y si buscas cosas por las cuales sentirte bien, también conseguirás muchísimas. Voy a nombrar algunas de las cosas en las que te pudieras enfocar para mejorar tu estado de ánimo y seguir día a día la decisión y la determinación  de ser feliz:

  • Un lindo amanecer.
  • Levantarte vivo otro día de tu vida.
  • El tiempo de calidad que pasas con tu familia, tus amigos y tu pareja.
  • La sonrisa de un niño.
  • Tu proyecto de vida (que puedes tener o estar buscando para cambiar tu situación económica, y realizarte como persona y profesional).
  • La salud de tus padres si están vivos.
  • El hecho de que tengas trabajo o un emprendimiento que te permita mantener a tu familia y tus hijos o seguir adelante viviendo con la determinación de ser feliz.
  • Hacer algo que te guste: yoga, ir a la playa, ejercicios, ir al cine, escuchar música, etc.

Enfocarse en estos puntos todos los días y tratar de resaltar lo positivo te puede llevar al disfrute de cada momento, independientemente de lo que pase a tu alrededor. Si en algún momento estás desanimado, recordarlos puede subirte el ánimo para vivir ese día a plenitud con la decisión de ser feliz en ese momento. Voy a citar algunos ejemplos de razones por las que personas que conozco en otros países son infelices, aunque no viven los problemas que se viven en Venezuela.

  • Conozco una persona en Suecia, con un buen trabajo y una linda familia y alto nivel de vida. Él no es feliz porque dice que su vida es aburrida y que allí nunca pasa nada nuevo. A pesar de no tener problemas económicos, él consiguió una razón para no vivir a plenitud y disfrutar cada momento de su vida.
  • Hay personas en Chile, aunque Santiago de Chile es la ciudad con mayor calidad de vida en Latinoamérica, que viven tristes porque piensan que hay un nuevo sistema y un nuevo presidente que con sus medidas van a llevar a ese país a una muy mala situación económica. Ellos decidieron ser infelices por una suposición de algo que no ha pasado.
  • Inmigrantes de muchos países en Estados Unidos pueden tener una calidad de vida excepcional, pero viven tristes porque extrañan a su país en vez de vivir agradecidos por las cosas buenas que tienen en la vida.
  • Personas que viven con altos estándares de vida en Canadá dicen que el frío no los deja hacer actividades el aire libre o ir a la playa, y por eso son infelices.

Cualesquiera que sean tus circunstancias o tu posición recuerda que ser feliz es una decisión, que si la tomas te permitirá disfrutar cada día a plenitud, ser un ejemplo para los demás y llevar a final término tus proyectos de vida.

Tu peor enemigo puedes ser tú mismo. Te invito a que decidas ser feliz. Es tu vida y tú eres el responsable de ella.



Deja tus comentarios aquí: