Ser gordito pero feliz no es tan bueno como pensabas

Siempre me llamaba mucho la atención cuando conversaba con mis amigos “gorditos” -bueno, más bien gordotes- y me decían: “gordo pero feliz”, “gordo pero simpático”, «gordo pero soy el alma de la fiesta”. Esto me sonaba poco creíble y me inquietaba desde el punto de vista de la Psicología Positiva, que señala que  la salud física y mental es básica para el buen vivir. Al conversar con el Dr. Pedro Monsalve, especialista en cirugía laparoscopia, barítica y metabólica, me ofreció un resumen magistral sobre las consecuencias que se presentan al estar pasados de peso, que a continuación comparto.

Un estudio presentado a la Sociedad Americana del Corazón (AHA) por la Dra. Tiffany Powell, del Centro Médico de Dallas de la Universidad de Texas Southwestern (EEUU) reveló que el 8% de los obesos (casi 1 de cada 10) está satisfecho con el tamaño de su cuerpo y no creen necesario perder peso e incluso aún, no tendrían problema en seguir aumentando. En este sentido es frecuente escuchar expresiones tales como “Yo soy gordo pero feliz”, “Quien me quiere de verdad me acepta así” o “Yo me siento bien tal como soy”. Si bien estoy totalmente de acuerdo con el amor propio y el aceptarse a sí mismo, el estereotipo del gordito feliz –tan arraigado en nuestra cultura- puede ser una bomba de tiempo en el aspecto médico.

¿Por qué digo esto? En este mismo estudio, de ese grupo de pacientes cuya percepción es que sus cuerpos estaban sanos, un 35% presentaba la tensión alta, el 15% tenía el colesterol alto, el 14% sufría diabetes y el 27% además fumaba. No conforme con esto el grupo de obesos que no admitían serlo eran menos propensos a acudir al médico. Un 44% de ellos no acudió el año anterior. Pero de entre aquellos que de hecho sí acudieron a consulta, el 62% no reconocía que su médico les recomendó algún tipo de cambio en la dieta. Con esta información podemos darnos cuenta que existe un nuevo problema de percepción errónea que quizás sea un objetivo crucial para el tratamiento y prevención de la obesidad.

Pero, ¿qué es la obesidad y por qué sus consecuencias son mucho más importantes que un problema cosmético o de autoestima? La obesidad es una condición crónica (que ocurre en el transcurso de años), originada de muchas causas pero que se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. La OMS (Organización Mundial de la Salud) define su diagnóstico cuando el IMCo índice de masa corporal (un cálculo entre la estatura y el peso del individuo) es igual o superior a 30 kg/m². También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm.

¿Estos individuos presentan realmente alguna diferencia además del peso y talla al compararlos con individuos no obesos? Hay muchísima información científica que demuestra que al compararlos con individuos de peso normal, el riesgo de morir es directamente proporcional al grado de la obesidad: un obeso tiene por lo menos 3 veces más probabilidades de morir a causa de los siguientes trastornos: alta presión arterial, infarto, problemas respiratorios, elevación de las grasas en la sangre, diabetes, cáncer y problemas articulares entre otros.

Pero el panorama no es del todo sombrío, la pérdida de peso puede deshacerse de la mayor parte de los daños causados por exceso de grasa corporal y reducir los factores de riesgo para el cáncer y las enfermedades del corazón,  de hecho, los estudios han demostrado que perder tan solo el 15% de su peso corporal mejora tanto la salud general del corazón como los niveles de colesterol, incluso más que los medicamentos con receta en muchos casos.

Aquellos que pierden peso y hacen ejercicio con regularidad han demostrado tener ocho veces menos probabilidades de morir de cáncer o enfermedades del corazón y un 53% menos propensos a morir de otras enfermedades. Incluso si lleva varios años poner en práctica un estilo de vida saludable, los resultados a largo plazo valdrán la pena. Así que piénselo: consulte a un especialista, coma mejor, ejercítese y de esta forma no sólo estará feliz por cómo luce sino porque será una persona saludable, que es lo más importante.



Deja tus comentarios aquí: