Ser o no ser madre… Las circunstancias del dilema

En el post que precede a esta segunda parte, hablaba de las razones por la que algunas mujeres deciden no ser madre, mencionaba razones por las que algunos te pueden tildar de fría o calculadora, pero al fin y al cabo, razones muy válidas.

Sinceramente, me quedé con ganas de escribir más sobre este tema porque no mencioné otras razones trascendentales, de esas que muchas veces nos callamos, llevando la cruz por dentro.

En esta segunda entrega, voy a hablar más bien de las circunstancias de la vida o del mundo interior que tenemos y que a veces, ni nosotros mismo entendemos.

Cuando se tiene el  instinto, el apoyo de la pareja, estabilidad económica, un trabajo ideal y familia que te pueda ayudar, seguro es más fácil tomar la decisión que cuando uno de estos “pilares” te falla.

Definitivamente la razón más fuerte para quienes deciden ser, es el instinto, pero para quienes deciden no ser, hay más motivos de los que uno puede imaginar:

– Realización profesional: hay mujeres que no se sienten capaces de buscar un niño hasta no encontrarse realizadas como profesionales. Tienen un objetivo en mente y hasta no alcanzarlo, no se marcarán uno nuevo.

– La búsqueda del hombre adecuado: no todas son afortunadas en el amor, hay muchas que se pasan la vida besando sapos y no encuentran a su príncipe azul, o en su defecto, un hombre que les quiera lo suficiente como para crear una familia.

– Instinto: hay quienes parecen haber nacido sin instinto materno, simplemente no lo tienen, no se les pasa por la cabeza ser madre, no han nacido para ello.

– Pareja: qée importante es el apoyo de la pareja, cuando el hombre no quiere, la cosa se complica y te encuentras en una tesitura de las que resulta muy difícil salir.

– Edad: hay quienes quieren ser pero han alargado el tiempo para decidir el momento y ya se encuentran en una edad en la que prefieren cambiar su opinión inicial.

Entonces entre la razones del primer post más estas ¿crees que no son suficiente? ¿Crees que las mujeres que deciden no serlo deberían ser juzgadas?

Para muchas la decisión de no ser puede ser muy fácil, pero para otras no lo es tanto, lo último que necesitan es que alguien la señale con el dedo. 

Porque tan importante y valiente es decidir ser, como decidir no ser. Respeta las circunstancias del dilema.



Deja tus comentarios aquí: