Ser protagonista es empoderarte

Ser protagonista es empoderarte

¿Tienes un sueño en tu vida? Seguro que sí, todos tenemos por lo menos uno. Lo que determina que ese anhelo se haga realidad es si eliges ser espectador o protagonista de tu vida. Cuando eliges lo segundo, te adueñas de esta y haces lo que se necesita para lograr esa meta. Asimismo, si tienes desafíos, vas por encima de ellos hasta superarlos.

De espectador a protagonista, un proceso de empoderamiento

Cuando somos inconscientes de lo poderosos que somos, usualmente nos sentimos víctimas. Queremos lograr nuestros sueños, pero parece que se escurren de nuestras manos. Diferentes personas, distintas circunstancias, nos hacen sentir de determinada manera y somos reactivos. Y aun cuando creemos que lo estamos intentando, le damos más fuerza a los otros, al entorno. También nos llenamos de excusas y a veces culpamos a los demás por nuestros resultados.

Luego surge una idea de poder personal y empezamos a hacernos responsables. Es decir, nos damos cuenta de que algo tenemos que ver con los resultados que tenemos. Estos no son producto de la mala o buena suerte. Entonces, vemos con otros ojos lo que ocurre, y empezamos a adueñarnos de nuestra vida, reacciones y  sueños. También dejamos de darle fuerza a las ideas de otros, a sus acciones y nos centramos en nuestra existencia y lo que está bajo nuestra esfera de influencia.

Llega un momento cuando ya estamos empoderados y nos sentimos completamente responsables de nuestros resultados. Somos los protagonistas de nuestra vida y cuando ocurre algo contrario a nuestros deseos, nos preguntamos: ¿qué tengo que aprender de esto? ¿Qué me está enseñando esta situación? Buscamos una y otra forma para avanzar en dirección de aquello que anhela nuestro corazón.

¿Y dónde está Dios en todo esto?

Si crees que ese proceso de empoderamiento te aleja de Dios, esa no es la realidad según mi experiencia y las de miles de coaches y mentores  en el mundo que enseñan el verdadero desarrollo del empoderamiento. En mi opinión, pienso que albergar la creencia de que el empoderamiento te aleja de Dios es egótica, pues de alguna forma te sientes superior a otros.

Te contaré mi punto de vista y la forma cómo lo vivo. Me siento muy cerca de Dios y su sabia guía me acompaña constantemente. Sé que una chispa de su poder creador está en mí y se manifiesta por medio de mi creatividad. Con ella puedo encontrar cualquier solución e incluso abrir puertas donde antes solo había una pared.

Constantemente pido guía divina, y en momentos de desafíos rezo, medito, esperando que Dios me muestre el camino que me corresponde tomar.

Así, Dios se ha convertido en mi gran aliado, siempre digo que es mi socio. ¡Imagina semejante maravilla! Y lo mejor es que está disponible para ti también. Su sabiduría infinita no es exclusivamente para mí, tú también puedes acceder a ella si te entrenas para conseguirlo.

Así, entre Dios y yo todos los sueños son posibles. A veces me sorprendo porque el resultado es mejor del que había imaginado. Así de grande es la generosidad de Dios, el universo, la inteligencia superior, el creador o cómo quieras llamarlo. Si aún no experimentas esta clase de relación, te invito a que comiences. Te aseguro que te dará grandes dividendos.

¿Puedes ser protagonista cuando hay sueños colectivos?

Si, por ejemplo, tu sueño es mudarse con tu familia, o que tu edificio haga una reparación grande, que tu ciudad mejore en algún aspecto o que tu país tenga un cambio, por supuesto que no tienes toda la responsabilidad del caso y esta es compartida. Sin embargo, estoy convencida de que si te haces protagonista de tu parte y también lo que te corresponde, puedes inspirar a otros y lograr aquello que tanto deseas.

Vivo en Venezuela y tengo el hermoso sueño de que esta maravillosa tierra recobre su libertad. Sé que es un gran sueño, así que por una parte dejo que Dios haga lo suyo mientras yo hago lo que creo es mi responsabilidad. Me pregunto a diario ¿qué tengo que aprender de esto que vivimos? ¿Cómo puedo ayudar a propiciar el cambio? En mi caso, que mi área de influencia es la consciencia, he creado grupos de WhatsApp donde a diario envío audios, videos, artículos, oraciones y/o visualizaciones. La idea es ayudar a mis hermanos a que se empoderen. De hecho, este artículo tiene también esta intención.

Confío en que este anhelo se hará realidad y precisamente será porque como ciudadanos nos estamos haciendo responsable del destino de nuestra nación.

Así que puedes darte cuenta de que ser protagonista o espectador de tu vida es muy importante.  Es una decisión que solo tú puedes tomar. Espero de corazón, por tu  bien, que elijas lo primero.



Deja tus comentarios aquí: