¿Será que vuelve nuestro querido planeta Plutón?

Hace algún tiempo les escribí sobre los planetas, lo que su nombre significa, sus órbitas y la historia de sus principales científicos: Ptolomeo, Kepler, Copérnico y el gran Galileo: los extraños vagabundos y los vagabundos no son tan errantes. Hoy quiero escribir de uno de ellos, el que fue y dejó de serlo, pero que a lo mejor vuelve (como nuestra democracia): Plutón.

A ver, recordemos un poco. Los planetas clásicos, conocidos desde la antigüedad, eran 5 y giraban alrededor de la la Tierra: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Con la revolución que removió a la Tierra del centro del universo, ésta también pasó a ser un planeta, el tercero desde el Sol.

ss2bLuego, en 1781 se descubrió Urano, que tardó en ser reconocido porque a los científicos de entonces les costaba aceptar que hubiese más de seis planetas. Sesenta años después, en una de las hazañas matemáticas más interesantes de la historia, se encontró a Neptuno, cuando las irregularidades de la órbita de Urano, llevaron a la predicción de que había un planeta adicional y que éste debería estar en cierto punto del cielo y, efectivamente, allí estaba Neptuno.

Finalmente se descubrió Plutón en 1930, también producto de una consideración matemática sobre las irregularidades de la órbita de Neptuno, sólo que esta vez, cuando encontraron el planeta, resultó que éste ¡no era el culpable de las irregularidades! Es decir, como muchas veces en la vida, se encontró algo por lo motivos equivocados.

En cualquier caso, desde 1930, teníamos 9 planetas y así lo aprendimos en la escuela. Pero este nuevo planeta, Plutón, presentaba algunas dificultades. La primera y nada despreciable, es que era muy chiquito. Mide solamente 2.390 kilómetros de diámetro. Como comparación, nuestra Luna mide 3.478 kilómetros. Es decir, ¡Plutón es más pequeño que la Luna! Y más pequeño que otras lunas del Sistema Solar, como Ganímedes (5.262 km) o Titán (5.160 km). Claro, no había ninguna ley que dijera que un planeta tenga que tener un diámetro dado, pero… ¿vale tan poquito? Un cuerpo celeste girando alrededor del Sol que mida sólo 100 km ¿lo podríamos llamar planeta también? ¿Y si mide sólo 1 km?

Para resolver esa duda, los astrónomos decidieron poner un límite razonablemente científico. Cualquier cuerpo celeste, medianamente grande, es redondo, o casi. Eso es debido a que su gravedad es lo suficientemente fuerte para atraer toda la masa del planeta y “redondearlo”. Entonces se calculó qué tamaño tendría que tener un cuerpo celeste para ser “redondo” y resultó en unos 800 km de diámetro. Así se puso el primer límite: para ser planeta había que ser redondo y medir más de 800 kilómetros de diámetro. Plutón pasó el examen sin problemas.

Pero si ese fuese el único criterio, habría entonces que considerar planetas también a la Luna, a Ganímedes, a Titán y todas los otros satélites mayores a 800 km. Para lo cual se puso una segunda condición: tenía que girar alrededor de una estrella, en nuestro caso, alrededor del Sol. 

Con esos dos criterios resultó que teníamos 11 planetas. Resulta que entre Marte y Júpiter hay lo que se llama el cinturón de asteroides: miles de pedazos rocosos que no lograron formar un planeta. En cualquier caso, hay uno de esos asteroides, Ceres, que tiene 950 km de diámetro y que es redondo, por lo que cumple con ambas condiciones. El otro se encuentra más allá de la órbita de Plutón y recibió el nombre de Eris. Este planeta, descubierto en el año 2005, tiene 2.326 km de diámetro, apenas más pequeño que Plutón, es redondo y gira alrededor del Sol, por ende, también es un planeta.

Planetas_del_Sistema_Solar_a_escala.Pero había muchos astrónomos que se sentían incómodos parecía que faltaba algo, así pues en una Asamblea General de la Unión Internacional de Astronomía (IAU) se hicieron muchas propuestas y fueron sometidas a votación en el 2006. Además de las dos condiciones mencionadas antes (más de 800 km de diámetro y girar alrededor de una estrella), propusieron una tercera condición: para ser planeta, ¡había que limpiar los alrededores de la órbita! Veamos los planetas clásicos, cerca de ellos no hay ningún otro planeta, pero Ceres está rodeado de muchos otros asteroides pequeños, es decir, no limpió la órbita. Y más o menos lo mismo pasa con Plutón y a Eris, hay otros asteroides a su alrededor. El caso es que la asamblea aprobó la resolución ¡y Plutón fue degradado! Como premio de consolación definieron un nuevo nombre: planetoide o plutoide. Ahora teníamos 8 planetas y 3 planetoides.

Mucha gente protestó y se sintió sintió defraudada, sobre todo en los Estados Unidos, dado que Plutón había sido descubierto allá, ¡y no se resignaron¡ Uno de los argumentos que están utilizando para presionar que Pluto regrese al grupo de los planetas es que ya se le han descubierto 5 satélites. Un número importante para ser sólo un planetoide ¿no?

Pero ahora se ha descubierto otra característica importante de Plutón: ¡tiene una atmósfera! Resulta que las imágenes tomadas por el Hubble mostraron que hay una atmósfera de nitrógeno y metano alrededor del planetoide. Así pues: tiene satélites y tiene atmósfera ¿será eso suficiente para promoverlo a la categoría de planeta de nuevo?

En julio de 2015, un satélite artificial pasará cerca de Plutón y tomará miles de fotografías. Esperemos que con la información que se obtenga podramos definitivamente definir si es o no es. Mientras, sigue condenado a permanecer en la segunda categoría.



Deja tus comentarios aquí: