Si encuentras un muro en tu camino…

En mi descripción como blogger de esta comunidad dice que soy cinéfila, pues sí, me considero a mi misma amante del cine. Me gusta, más que ver las películas, escudriñarlas desde su director hasta el editor, cómo se hizo, quiénes son sus actores, la fotografía, la música, argumento y, en especial, el guión, porque en cada película existe una escena memorable y una frase célebre.

El domingo de navidad ya por tradición fuimos al cine mi familia y yo, escogimos ver ‘Las Aventuras de Tintín’. Un filme dirigido por Steven Spielberg y producido por  Peter Jackson, quien lea este post y le guste el séptimo arte sabe que estamos hablando de la nobleza en Hollywood. Basado en los cómics de Hergé sobre el chico periodista, aventurero Tintín y su fiel amigo Milú.

tintinEn esta ocasión Tintín emprenderá una gran aventura llena de secretos y misterios para llegar a descubrir un gran tesoro, por lo que tendrá que enfrentar muchos obstáculos para completar su objetivo, en el interín conocerá al capitán de un barco quien le ayudará y que está directamente relacionado con la historia que quiere descubrir Tintín.

Luego de recorrer mares, de luchar, pasar hambre y sed, y no lograr su cometido, Tintín se sentirá fracasado y es el capitán quien con una gran frase logrará levantar el ánimo del periodista.

La frase que me llamó la atención de la película y que dio pie a este artículo es; Si encuentras en tu camino un gran muro, derrúmbalo.” ¿Cuántas veces en nuestra aventura diaria nos conseguimos con esto muros enormes, que no nos permiten avanzar? Y nos sentimos fracasados, con miedo y sin ganas de seguir adelante, sintiendo que la vida no podría ser peor. Tal vez a muchas personas les pase más seguido de lo que pensamos, lo importante es conocer nuestras capacidades y debilidades, organizarnos y conectarnos con nuestro entorno. Daniel Goleman en su libro “Inteligencia Emocional” publicado en 1995,  nos dice que conocer las emociones y sentimientos propios, aprender a manejarlos y reconocerlos, nos lleva a crear nuestra propia motivación y por ende a derribar cualquier obstáculo que se interponga entre nosotros y nuestras metas.

camino_senderoTener control de nuestros sentimientos y saber cómo manejarlos, es la clave para perder el miedo al fracaso y enfrentar nuestros temores. Recuerdo ese proverbio chino: “El fracaso más grande es nunca haberlo intentado». Y es que por “evitar” el fracaso dejamos de actuar, logrando con ello que nuestros problemas o la situación que enfrentamos crezcan y de igual forma hacemos disminuir nuestras experiencias de vida y también su calidad.

Es comprensible que nos sintamos impotentes e incómodos ante el fracaso y eso es porque le damos a veces mucha importancia al éxito como lo único que nos da valor como personas, temiendo a las críticas y al rechazo de los demás, nada más lejos de la verdad; tomar decisiones es lo más común y cotidiano que hacemos, desde que decidimos salir a trabajar, como qué comer, con quién, qué ropa nos pondremos, si caminamos o tomamos el metro, todo lo que hacemos amerita una decisión, algunas muy pensadas o planificadas, correctas o incorrectas, pero decisión al fin. Es por ello que el fracaso o el éxito no nos pueden dar valor como seres humanos, porque somos más que eso, una persona es mucho más que decisiones y conductas.

No te califiques a través del fracaso, cuando tomamos una decisión que no da los resultados esperados, solo sirve para indicarnos que el camino que escogimos no es el correcto, y que debemos buscar otra opción y continuar, así que ya sabes, si consigues un enorme muro en tu camino… ¡Derrúmbalo!

 



Deja tus comentarios aquí: