Si llora al despertar, hazte sentir

Que un bebé se levante risueño o llorando depende más de necesidades naturales de sentirse acompañado y acogido, que de las ganas de comer o de pañales mojados. Toca conocer a cada pequeño.

Unas de las preocupaciones más comunes para los padres durante los primeros meses del bebé es el humor con el que amanece cada mañana. Algunos despiertan risueños, balbuceando o mirando el móvil, mientras que otros lloran o gimotean al abrir los ojos.

Hay diversos estilos para dar los buenos días en esa etapa de la vida.

Ambos extremos tienen sus razones, de acuerdo a las creencias de las mamás, las abuelas, las tías y demás interesados en compartir sus opiniones como padres experimentados.

Algunos argumentan que tiene hambre, otros defienden que quedó lleno de la última toma y que se está malacostumbrado a los brazos, hay quienes alegan cólicos o la calidad del pañal para mantenerlo seco, entre otras deducciones, según se dice y se cree.

La recomendación para los padres, sobre todo los que están iniciándose, es que escuchen todos los consejos que cariñosamente les ofrezcan al respecto, pues es importante nutrirse de las vivencias de los demás, pero será cada bebé quien se muestre cada mañana y vaya guiándoles para atender sus necesidades al despertar.

Desde que están en el vientre, los pequeños van revelando su ritmo. Algunos son muy tranquilos, otros no dejan de patear. Y así continúan luego de nacer, mientras unos no paran de llorar, otros duermen mucho. Tras varios días de observación de sus ciclos se podrá ir vislumbrando si estalla en llanto luego de dormir o si es de esos bebés que enorgullecen a sus padres porque abren los ojitos sin avisar a gritos que ya despertó.

Si su amanecer es generalmente silencioso, será necesario acercarse a la cuna cada cierto tiempo. Si, por el contrario, activa el máximo volumen de sus cuerdas vocales al abrir los ojos, hay que acercarse lo más rápido posible para que entienda que fue escuchado, lo cual es muy importante, porque es así cómo empieza a comprender que la comunicación funciona y se inicia la formación de las redes neuronales de su lenguaje.



Deja tus comentarios aquí: