Si quieres paz valórate, la paz está en ti

Julianna Rodríguez, terapeuta holística, considera que la situación que enfrenta Venezuela hoy es el momento perfecto para una autorreflexión que conlleve transformación interna y externa. Reconocer nuestra responsabilidad en lo que sucede y elegir paz en vez de conflicto.

– ¿Cuál es el mayor obstáculo que tenemos los seres humanos para estar en paz?

– El mayor obstáculo: el miedo, la mejor herramienta: el perdón.

Observar, evaluar y transformar son los pasos para saber por dónde recuperar la paz. Cerrar ciclos, liberar hábitos limitantes, limpiar la mente, perdonar. Todo esto ocasiona movimientos internos (emociones, sentimientos, actitudes, creencias) y externos (casa, oficina, comunidad, país). Cambiar la forma en que percibes las cosas es posible si abres la mente. Eres responsable de lo que te sucede. No es el vecino, ni el país, ni el gobierno. Eres un ser multidimensional y creador continuo con tus pensamientos positivos y negativos.

– ¿Cómo podemos hacer una limpieza de pensamientos negativos?

– Hay muchas formas de autolimpieza que tienen que ver con la autorreflexión. Siéntate un momento del día y toma nota de todo lo que pasa por tu mente. Disponte a fluir, a evaluar tus creencias. Pregúntate cuáles son tus “no debo” y tus “no puedo” ¿en qué te has limitado? Observar cuáles son tus pensamientos predominantes: tristeza, paz, ansiedad, alegría, abandono, rabia, frustración, esperanza ¿Dónde estás? luego actúa en tu mundo físico: barres, colocas incienso o velas, pintas… Cuando te ves por dentro, haces tu inventario. Después complementas con ideas positivas y meditación para mejorar por dentro y por fuera.

Es importante meditar

– ¿Cuándo meditar cuando la mayoría siempre estamos apurados?

– 5 a 10 minutos al día es suficiente. Si no tenemos tiempo para estar con nosotros mismos, ¿para qué vivimos? Hay que darse cuenta de lo esencial en la vida. Meditar nos conecta con quien somos. De día, de noche, en el metro, en casa u oficina, en el carro. Aún con el caos afuera y sin perder contacto con la realidad. Reconocer si estamos tristes, alegres, eufóricos o disgustados. Luego, sólo cambiando la forma de respirar podemos transformar nuestro estado de ánimo.

Somos hermanos

En la noche cuando llegues a casa, luego de ver tanta discordancia durante el día, reflexiona y trata de no enjuiciar. Medita. Concientiza que todos somos hermanos. Reconoce que ese que no te cae bien: el motorizado, el político, el ladrón, el vecino, son tus hermanos. Cuando cambias tu percepción y dejas el juicio empiezas a sentir que por ejemplo el motorizado te ve distinto y ya no sientes tanto miedo al cruzar la calle cuando están.

Julianna dice: “lo que pasa afuera es el reflejo de lo que pensamos y dejar de enjuiciar es clave. Cuesta comprender que somos iguales, eso es parte de reconocernos como UNO”.

“Nada cambió, sólo mi actitud y todo cambió” Anthony de Mello

“Nos han enseñado que todo está afuera. Creemos que cambiando el sistema económico, político… todo mejorará. Y no es así. Hay que apuntar hacia dentro y ver qué aspecto de mis emociones, mi pensamiento, mi sistema de creencias, me ha sostenido en mi limitación de salud, trabajo, prosperidad, relaciones, país. Porque desde allí proyectamos lo que vemos.”

– ¿Evaluar lo que está pasando en mi para transformar lo que vivo?

– Exacto. Eso es parte de la expansión de consciencia. La raíz de lo que pasa, viene de una desvalorización. Lo que implica una falta de conciencia colectiva. “Basura, inseguridad, devaluación de la moneda. Todo tiene que ver con autoestima. Es fundamental ver adentro, aprender a reconocernos y a valorarnos. Si yo empiezo a amarme, valorarme, reconocerme, respetarme y desde allí (micro) voy con mi pareja, hijos, padres, vecinos, gobierno, país (macro), empieza una onda expansiva que eleva mi consciencia hacia la sociedad.

4. JuliannaNos ha costado mucho ver la situación-país sin juicio… y vemos violencia, intolerancia, escasez, rabia, inseguridad. Todo lo que vemos se nos muestra en forma evidente y masiva ¿qué vamos a esperar? Dependiendo de nuestra percepción podemos tomarlo como  una gran oportunidad para la transformación o como una desgracia.

– ¿De dónde proviene lo que hoy vemos en Venezuela?

– Todo viene de nuestra historia. En la revolución restauradora de 1899 hubo guerras civiles, conflicto de poderes, escasez, saqueos, irrespeto e injusticia. Han pasado 115 años y la situación se repite.

– ¿Cómo mejorar lo que veo?

– Pregúntate en qué emoción estás y qué puedes hacer sin miedo o culpa. ¿Cómo contribuye esta situación a tu progreso y amor propio? Son muchas áreas afectadas: educativa, política, religiosa, cultural, ecológica, económica, turística. Venezuela tiene un potencial natural hermosísimo y ahí otra vez aparece el tema: desvalorización. Para mí un gran aporte sería crear a través de las diferentes redes sociales, una campaña de valores, autoestima. Cada quien puede apoyar desde su realidad: valorar lo nuestro y así callar a quienes dicen que Venezuela no va a salir de esta crisis.

¿Dudas? escribe a: [email protected]



Deja tus comentarios aquí: