Siempre hay tiempo para sorprender

Aunque muchos llegan a perder las esperanzas en la buena voluntad de las personas. Un joven decidió sorprender a ciertos clientes de un supermercado pagando su cuenta. La reacción de las personas no tiene precio.



Deja tus comentarios aquí: