Siempre nos quedará Libertad 

Todos los días comienzo una tarea en busca de alguna esperanza, de un indicio de libertad en el en mundo, una especie de rutina que me lleva a cada espacio de información posible. Hace pocos días parece que esa libertad que tanto he buscado e intentado construir, ha retrocedido en el discurso del recién electo presidente americano.
Siempre he entendido la libertad como el respeto hacia los demás y primeramente hacia uno mismo. Si no te respetas a ti, como vas a respetar a los demás. Ese momento en el entendemos que la libertad de uno termina donde comienza la del otro, y viceversa. Es una obligación. Y aunque no exista ecuación que lo compruebe, no hay otra regla, ni otra alternativa que el libre albedrio, el hacer lo que uno quiere, donde quiere y como quiere, simple y llanamente porque lo siente.

Qué ironía de esta vida, que justo cuando nacemos del vientre materno y se nos concede la libertad, es a través del crecer cuando esa libertad es raptada y sin pedirnos permiso comenzamos a vivir una vida para ocultar lo que somos. La propia existencia nos da libertad a cambio de quitarnos las máscaras y los disfraces y aceptar que la libertad comienza en ser.

Me asombra el ver al mundo tan cerrado, pareciera que algunos se olvidan de los valores por los que hemos luchado siglos…libertad, igualdad y fraternidad. Ya que la libertad sin igualdad o con racismo son tan un cuento de hadas. Y hoy día, pese a que la libertad figura en innumerables documentos y textos de ONGs y hasta un sinfín de asociaciones y derivadas, contemplo que sigue siendo una quimera. Que me hace dudar si alguna vez ganaremos la batalla.
Aún así tengo claro que la esperanza en la libertad es que cada día más personas se aceptan como son, personas que dejan sus armaduras y muestran su perfección tal como es. Nacen más personas en familias que enseñan igualdad, en familias LGBT o multiétnicas y cada vez más lugares de este planeta se unen a la aceptación, cada día más heterosexuales nos unimos a campañas de preservación y aceptación, cada vez mas países pobres aceptan la adopción de niños en pobreza extrema a manos de familias homosexuales y mi pregunta a los que aun no lo permite ¿Cómo podrán esas almas inocentes tener alguna clase de libertad si ni siquiera pueden sobrevivir o acaso es mejor dejarlos morir? Mientras tanto, cada cual se queja de lo que tiene, sin sentarse a reflexionar sobre la suerte de tener algo de libertad y no la que miles de homosexuales tienen, al suicidarse por no ser aceptados o por no hacerlos ellos mismos, agradecer el poder decidir qué comer y de vivir en paz.

Hoy como latinos y como guerreros de ese amor, entendemos que aunque muchas puertas se nos han cerrado nos enorgullecemos de lo que hemos logrado, un sentimiento que no puede robarse.. Esa que ha logrado hacer felices yha cultivado y sembrado el amor . Ya que amar es la mejor libertad que podemos ejercer.

Siempre debemos entender que nadie podrá quitarnos la libertad si la tenemos en nuestra alma, si la plantamos en otros y mostramos lo que nos hace ajenos cada día de los demás, es lo que a su vez nos une a ellos, solo así podemos hacer un mundo mejor, ese mundo que soñamos donde las fronteras sexuales y la homofobia no existan ese que soñamos y buscamos con toda la responsabilidad que eso conlleva.

Hoy el compromiso, es un compromiso por el mundo, por la vida, por los niños, por el ambiente, por la comunidad LGBT y sobre todo por nuestras raíces latinas, un compromiso que nos debe llevar a buscar y reafirmar esos espacios que se han ganado y han costado muertes y tragedia para lograr evolucionar. Continuemos luchando y no permitamos que los muros que se han derribado vuelvan a levantarse.

Liberémonos y volemos, juntos con nuestra libertad podemos hacer del mundo el cielo y animémonos a buscar la libertad a pesar de todo, porque la libertad está en ti, en mí y en nosotros.



Deja tus comentarios aquí: