¡Siento que voy a explotar! Descubre cómo manejar el estrés diario

¡Siento que voy a explotar! Descubre cómo manejar el estrés diario

Hoy en día estamos cargados de muchas presiones. Comenzamos con la necesidad de mejorar las condiciones laborales; queremos hacer más con nuestro ingreso; ser unos buenos padres; estar dispuestos para disfrutar de la relación de pareja sin quitarle tiempo a la charla con amigos. En fin, estamos que explotamos por todos lados.

El estrés es un problema serio que debemos atender a tiempo. En mi consultorio es cada vez más frecuente ver personas que se ven expuestas todos los días a niveles de estrés increíbles, y finalmente no saben qué hacer. Ante este panorama solo quedan dos alternativas: seguir dejando que las cosas pasen, es decir, enfermando, o hacer algo. Este post te dará algunas recomendaciones.

La primera de todas las recomendaciones es que comiences un proceso terapéutico. Cuando estamos cargados de estrés olvidamos que nos hacemos daño sin querer. Iniciar con seriedad un proceso terapéutico puede ser de gran ayuda.

Algo que puedes hacer ya como medida de emergencia es:

● Hacer ejercicio: Está demostrado que ayuda a mejorar la circulación y liberar emociones, la clave para aprender a controlar el estrés.
● Coma bien y duerma lo necesario: No se imaginan la cantidad de pacientes que acuden a terapia y llevan semanas comiendo y durmiendo poco.
● No se preocupe por cosas pequeñas, y déjelas ir: Hay cosas tan pequeñas que no merecen nuestra atención. Si no te van a afectar en el futuro simplemente deja de darles atención.
● Toma decisiones con lo que tienes a la mano: A veces queremos cambiar el mundo, pero olvidamos que tenemos que trabajar solo en lo que nos compete a nosotros.
● Aprenda a decir no: Una de las cosas que te dará mayor libertad es dejar de mortificarte por cumplir con los demás, aprende y di en voz alta no.

Podemos tener todas las herramientas a la mano para reducir nuestros niveles de estrés, pero el más importante es que tomes una decisión sobre aquello que te aqueja. No es posible vivir con un problema constante sin haber siquiera tomado una decisión al respecto.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: