¿Sigues tu propio camino?

Hoy me he despertado con esa premonición de que será un día común; un día de esos en los que llega la noche y te has dado cuenta de que no sabes a dónde fueron las horas pero estás cansado y decides que mañana lo harás diferente.

Pues sentada en mi habitual escritorio y navegando sin ruta por internet doy con la página web de una revista que hace algunos años solía leer y me lanza directamente en mi cara un test con el título ¿Sigues tu propio camino?: Responde a estas preguntas y descubre si avanzas firme en la vida o si tu inseguridad te está frenando. Wow, esto promete enderezar las ramas torcidas de mi aparentemente extraña vida, así que, let’s do this.

Presiono con cierto desdén el botón de inicio y me dispara Una colega de trabajo te sopla que están buscando a alguien para cubrir a tu superior, cuyo puesto, sabes, requiere una mayor experiencia que la tuya. ¿Qué haces?

Trabajo en un país donde esas situaciones no ocurrirían. Donde la gente se va de pausa toda la mañana y donde el ritmo de trabajo y la eficiencia no parecen ser la razón por la que ganan un salario, pero dejando ese aspecto de lado decido presionar reflexiono con calma, preparo lo que diré a mi CEO y rehago mi CV. Suena bastante lógico frente a las opciones de que Bill Gates no terminó la universidad y la opción de que te lames a ti mismo delante del jefe.

Esto ha de continuar por 4 preguntas más, y yo creo que ya temo mi resultado.

Estás de copas con tus amigas. La noche promete y unos chicos se acercan para invitarlas a una copa y tú… Ja! esto ya lo he vivido antes, y mis amigas creo que han quedado apenadas por mi reacción. No soy friendly, ni coqueta y mucho menos dada con el género masculino. No porque no quiera, sino porque de verdad, verdad, verdad no nací con las ganas de parecer promiscua. Rápidamente presiono la opción de Ni de broma, tomando en cuenta que no existe una que diga que hago algún comentario fuera de lugar para ahuyentarlos a todos, incluso a mis amigas.

Te has prometido a ti misma que irás al gimnasio un mínimo de tres veces a la semana. ¿Eres capaz de cumplirlo? Ese tema no se toca en mi vida, moving on.

Desde que tienes uso de razón, has hablado con tu mejor amiga sobre lo maravilloso que sería pasar un año en París. Ella está preparada, ¿y tú?… a ver, este test no está hecho para quienes hemos tenido que irnos de nuestro a país a comenzar la vida en otro lugar sin más remedio que lograrlo, right? Si queremos ver el lado positivo, mi mejor amiga también se fue y estamos en la misma ciudad, no es parís, pero tenemos butifarra para tirar para el techo.

Llego a la última pregunta más confundida que cuando encuentro a mi vecino tocándose por la ventana a las 8am, pero al final, queda una sola y yo sigo con la meta de hacer algo diferente hoy.

Estás harta de tu melena pantojily te apetece un cambio de look. Le preguntas a tu peluquero qué piensa. Él te recomienda un corte boba lo Karlie Kloss. ¿Qué dices? todo lo que sea referente a cabello es un tema que poco me duele sinceramente, he tenido el cabello rosado y cortes de hombre. hasta tuve la valentía de rockear una pollina al ras de los ojos y de decolorar mi cabeza entera. Quizás ese comportamiento pueda decir más de mí que todo este test.

Presiono terminar y la página me lanza mi resultado, dejando claro que estoy on the road.

Te felicitamos. Nunca te lanzas a la piscina sin barajar varias posibilidades, y cuando las cosas no se ven claras en el horizonte eliges un camino sin baches, pero sin detener tu ruta. Un único consejo: cuando dejes de hacer algo por falta de ganas, piensa en lo bien que te vas a sentir después. Permite que los pensamientos positivos superen a los negativos. ¡Tú marcas tu camino! 

Supongo que tiene algo de razón, el único detalle es que a pesar de barajar posibilidades me lanzo al agua y cuando la tengo hasta el cuello es que decido pensar por qué y para qué salté en un principio. Puedo entonces pensar en que soy un poco más arriesgada, cosa que no puedo declarar como positiva, aunque me encanta quedar como mala conducta.

Y trabajando en los pensamientos positivos puedo al menos estar contenta de que hoy hice algo diferente, quizás no trascendental, pero paso a paso iremos avanzando.

Love, R.



Deja tus comentarios aquí: