Simplemente Gracias

“La palabra gracias proviene del latín gratia, la cual deriva de gratus (agradable, agradecido) y en origen gratia en latín significa la honra o alabanza que sin más se tributa  a otro, para luego significar el favor o reconocimiento de un favor”.

El efecto de algunas palabras muchas veces pasa desapercibido en cada uno de nosotros y nos limitamos a decirlas mecánicamente, sin conexión entre mente y alma. La turbulencia del mundo actual nos mantiene en la vida en un continuo ir y venir a grandes pasos, sin detenernos  a admirar o analizar por un segundo lo que vivimos; a quien nos encontramos a cada paso, cada detalle que por una u otra razón ha estado ahí.Es una palabra de apenas siete letras, pero su significado y percepción en función de su entonación y el contexto en el que la usemos, trasciende ese corto número. Si profundizamos en la magia que representa este número de letras, podemos ver que el 7 está catalogado como un número mágico,  signo del pensamiento, la espiritualidad, la conciencia, el análisis psíquico, la sabiduría¸ a nivel bíblico representa la perfección. La tradición cristiana continuó este simbolismo del 7, y por eso fijó en 7 los sacramentos, los dones del Espíritu Santo, las virtudes. Esto nos hace pensar que hay algo más profundo en esta valiosa palabra.

Si nos hacemos un examen de conciencia antes de cerrar nuestros ojos en el descanso nocturno y dicho examen hiciera un repaso mental de lo que vivimos durante el día, pero llevándolo a otro nivel, no sólo preguntándonos qué hice bien o mal o qué haré mañana, me refiero a conectarnos internamente y poder rememorar con los cinco sentidos, es decir, los olores que percibimos, lo que vimos, las miradas de otros, lo “bueno” y lo “malo”; por todas esas situaciones damos un profundo y sincero ¡Gracias!.

Gracias por un día más de vida cargado de sensaciones. ¡Que bien se siente agradecer! Agradecer no sólo lo maravilloso, no solo los buenos resultados, lo deseado, esperado y saberlo alcanzado. Es necesario que aprendamos a agradecer por lo intangible, lo que no vemos pero sentimos más allá del sentido común.

Regalémonos un día la oportunidad de levantarnos más temprano de lo habitual y tomarnos el tiempo de admirar por unos pocos minutos, como despunta el alba y absorber esa energía maravillosa que viene tras, con y delante de ella y en ese momento dejemos estallar nuestra mente en un enorme ¡Gracias!

Fuente: http//www.poemas.grupo6.com

Fuente: http//www.poemas.grupo6.com

Efecto similar tiene la oscuridad nocturna, el cansancio  sentimiento agotador de un final del día también nos permite tomarnos dos minutos para admirar el cielo, respirar y decir ¡Gracias, hoy viví otro día! La ventaja de terminar un día más, es analizar lo que puedo hacer mejor mañana y continuar mi camino a la excelencia. Aprendamos  a ser agradecidos, a agradecer en conexión  corazón – mente – boca; ese gracias se reflejará en los ojos y quien lo reciba sabrá que es sincero.Inhalando y exhalando, con rayos de luz despuntando, abriendo los brazos y sintiendo como esa maravilla de la naturaleza está ahí al frente nuestro, todos los días de nuestra vida, aún en los días nublados y nosotros por nuestro apretado tren de vida no nos tomamos el tiempo para admirar y agradecer. El alba representa ese “cargador de baterías natural” que nos substrae de la ensoñación y modorra del descanso nocturno y lo mejor es completamente gratis. Representa iniciando el día, la gran oportunidad para empezar nuestra jornada con la palabra adecuada ¡Gracias!

Los invito a tomar un día de reflexión e iniciarlo cargándose con la energía del alba y percatándonos de cada detalle, de mantener la mente alerta y agradecer cada segundo de nuestra existencia; recuerda que lo desagradable también trae bajo su sombra una enseñanza.

No te compares, no albergues sentimientos egoístas, rencores o envidias, no te lamentes por lo que deseas y no logras alcanzar o se aleja de tú camino. Agradece la oportunidad de poder cambiar el plan  y mantener la meta; por supuesto establece metas realistas, agradece la oportunidad de que cada día al abrir los ojos se da una nueva oportunidad de VIVIR.

“Accipiens septem panes et pisces et gratias agens fregit” Tomó los sietes panes y peces y habiendo dado gracias los partió (Mateo 15:36)



Deja tus comentarios aquí: