Simplemente perdona

El verdadero perdón siempre te invita a que te liberes de toda atadura del pasado que te impide ser feliz hoy.

Cuando en tu mente hay aceptación en lugar de juicios, la perspectiva de ver la vida a través del conflicto desaparece. La rabia, la frustración y el arrepentimiento se transforman en confianza y fortaleza.

Perdonar ocurre como una respuesta de auto-observación y de reconexión interior.

Al mirar adentro en lugar de hacerlo afuera, el Maestro de Sabiduría que vive en ti se activa y te muestra cómo transformar la manera en la que ves tus experiencias pasadas. Con su ayuda, puedes liberar los juicios o ideas que te dicen que tus experiencias pasadas estuvieron mal o que no debieron suceder.

Si el perdón no ha ocurrido es porque, en forma consciente o inconsciente, existe una resistencia a sanar; a dejar ir o a pasar la página. En alguna parte de tu mente, quieres encontrar un culpable que justifique el porqué no puedes ser libre y feliz en el ahora.

Por otra parte, cuando quieres perdonar sin sentirlo, porque te han dicho que esto es lo que debes hacer, y lo haces porque eso es lo «correcto», no te liberas sino que te sientes aún más oprimido. El perdón verdadero no puede ocurrir cuando estás motivado por el miedo o por el control. Estos no son actos de valor sino de culpa, que no pueden tener efectos sanadores porque no son auténticos.

Perdonar es un acto de amor voluntario, motivado simplemente por el deseo de ser libre y feliz.

Al decidir perdonar de todo corazón, bien sea a ti mismo o a los demás, le estás haciendo una invitación instantánea a tu Maestro Interno para que acuda a ti, para asistirte en tu proceso de curación del pasado.

Hoy decídete a tener un acto de humildad y pídele ayuda a tu Guía Interior. Pídesela desde tu corazón. Suelta el apego a los resultados y confía en que la ayuda simplemente llegará.

Al dejar de dudar y al abrirte a esta respuesta, activas la sanación. Es entonces cuando las personas, los eventos y las situaciones comienzan a llegar de forma sincronizada hacia ti para mostrarte cómo perdonar verdaderamente. Te introduces entonces en el fluir milagroso de la vida, donde lo maravilloso y diferente puede ocurrir.

El perdón sucede cuando las creencias destructivas del pasado se han liberado. En este nuevo estado mental la sanación se da naturalmente.

Vives en un libre fluir cuando comprendes que tu Ser Interior tiene un plan divino para ti y que cada una de tus experiencias es una pieza necesaria en la Gran Obra de tu vida. Desde esta perspectiva, puedes ver a las personas y a las situaciones que llegan a ti como los maestros requeridos para tu aprendizaje.

El perdón requiere que salgas de los límites de tu visión física y desarrolles tu visión interior. Observar sin juzgar te permite liberar las expectativas que te habías formado sobre ti mismo o sobre los demás. Libre de condenas podrás ver claro, dejarás de repetir conflictos pasados y pasarás la página hacia nuevas posibilidades.

La ayuda más valiosa se encuentra dentro de ti y siempre te acompaña; pero eres sólo tú quien la puede pedir y tomar. Depende de ti permitir que la ilimitada sabiduría de tu Guía Interior te envuelva en un estado de paz y comprensión.

Toma la decisión de perdonar y abre tu mente a la felicidad y la libertad que tanto te mereces experimentar. ¡El perdón es tu tesoro! Es el regalo que te brindas a ti mismo y como efecto, también a los demás.

¡El mejor momento para perdonar es siempre; aquí y ahora! 

Simplemente perdona 

«El más santo de todos los lugares en la tierra

es aquél dónde un viejo odio  

se ha convertido en un amor presente.» 

 

 – Un Curso de Milagros –



Deja tus comentarios aquí: