Singularidad espacio-temporal – ¿Trascendencia o muerte?

Singularidad espacio-temporal – ¿Trascendencia o muerte?

“Basado en una historia no verdadera”

Son muchas las hipótesis planteadas hasta hoy (24-3-2020) en relación al momento histórico que atravesamos a nivel planetario, quizá galáctico. Sin lugar a dudas, numerosas películas de ciencia ficción están muy por debajo de los acontecimientos actuales que percibimos como “nuestra realidad” y, siendo así, muchas preguntas surgen para las que no tenemos respuesta, mucho menos consenso…

Ahora bien, me permito plasmar aquí un particular punto de vista, absolutamente mío y basado en historias no verdaderas, sobre las potencialidades de este evento magnífico. Quedan aún algunos días de la calibración, digamos que hasta el 4/4/2020 (444) cuándo será el día de apertura del portal cuántico más poderoso del último milenio. ¿Qué tiene que ver esto con el COVID-19?

Bueno, aunque parezca que nada, tiene todo que ver. Imagina dos vías energéticas corriendo en paralelo, ambas existen y son reales posibilidades, así como cuando cambias el dial de una frecuencia de radio. Ambas frecuencias existen, aunque sintonizas con una u otra, no puedes escuchar las dos a la vez… Ok, ¿Y esto qué significa? Se está cambiando el dial y todo el planeta está siendo sometido a este pasaje. Podemos decir que se está “clonando la tierra (o la galaxia, no se)”. No me malinterpretes, intenta seguir el hilo…

Entre el 2/2/2020 y el 4/4/2020 estaremos en medio de una especie de “vacío frecuencial”, atravesando el ruido inter-frecuencias, como pasando por un “agujero negro” entre dimensiones donde no somos capaces de definir la magnitud física relacionada con los campos gravitatorios ni bioenergéticos. Lo que sucede en este espacio “atemporal” o singularidad espacio-temporal, es una recalibración vibracional muy acelerada, podríamos llamarla “una actualización de software” (sí, La Matrix existe), o un pulido de las impurezas que no sobrevivirían a la frecuencia del nuevo ciclo planetario…. Uffffff, ¿parece mucho no? Ok, sigamos…

El tiempo va a desdoblarse completamente y podríamos decir que una parte de ti, tu doble energético, intenta mostrarte el camino hacia el portal cuántico que aumenta las vibraciones de conciencia. Por otra parte, tu ser biológico, tu identificación mental con el mundo conocido, tu yo bio-mental, se agarra con uñas y dientes al campo electromagnético de mayor densidad, el que le resulta su única posibilidad hasta hoy… Ahá, ¿Y con eso qué? Bueno, Este tiempo es de elección. ¿Elección de qué? Elección de cuál es la frecuencia en la que vas a manifestarte, la elección entre sobrevivir o trascender.

Aquí entra el famoso virus contemporáneo. Este “supuesto virus” del que muchos se han asombrado, cuando en verdad lo conocían muy bien, es el “acelerador”. ¿Qué? Sí, el acelerador, el potenciador de elección. Recuerda las dos frecuencias energéticas, pues tendrás que escoger una…

El Ser bio-mental preferirá morir (porque ha aceptado y consolidado la creencia de que todo ser vivo muere) e inconscientemente permanecerá en la frecuencia vibracional “vieja” de resonancia Frecuencia 33.

El Ser esencia preferirá trascender (porque ha aceptado y consolidado la creencia de que es eterno e infinito) y, conscientemente elegirá “mudarse a la nueva línea de tiempo”, Frecuencia 42.

Espero me sigas aún… Todavía me falta un poco. Las preguntas pueden ser muchas, las respuestas sólo algunas hipótesis, muchas emergentes de leyendas metropolitanas, algunas conspiranoides, pero poco importa eso. Recuerda que son historias no verdaderas. Lo importante es que vas a hacer tú. Lo importante es que vas a elegir.

Para muchos, este aislamiento es una tortura y es senida así como consecuencia, esencialmente, por su apego al “cajón del diablo” (la TV). El depredador presentado en multimedios es un virus “desconocido” (¿por qué no un veneno de laboratorio?) que está matando a miles. Aquí el punto de creación en consonancia con el campo de concentración energético de la creencia “miedo a morir”, es más letal que el virus que promocionan. (puedes leerlo dos veces, sí)

Para muchos otros, este aislamiento es una posibilidad de reconexión, de encontrar los propios recursos de fortalecimiento de los puntos de creación que eleven la frecuencia vibracional y que atenten contra la dualidad mente-corazón. Para ellos, la creencia de infinitud y trascendencia crea un enlace directo, como un puente, hacia el siguiente nivel de evolución.

Así es entones que el tiempo de vivir en el drama y en el mundo emocional exacerbado se está agotando. Pasamos de una frecuencia de “telenovela latina de las 2 p.m.” a una frecuencia de extrasensorialidad y conciencia expandida. Diríamos que es el pasaje del amor romántico al amor incondicional.

Como ves, existen al menos dos claras posibilidades de afrontamiento a esta crisis global (quizá inter-planetaria):

1-De utilización de recursos esenciales – Proactiva en términos de armonización y recalibración energética. Destino: Trascendencia (en el sentido más amplio de la palabra).
2-De neutralización de recursos (modo supervivencia) – Reactiva en términos de sostenimiento de estructuras. Destino: Muerte (en el sentido más amplio de la palabra).

Dime, ¿Tú de qué lado estás?



Deja tus comentarios aquí: