Sobre Dios y la ciencia moderna

¿Qué dice la ciencia oficial sobre la existencia de Dios?

Debo decir que la postura «oficial» del «mundo» científico sobre este punto es que, la existencia o no existencia de Dios, no es un tema científico y sí lo es, por el contrario, filosófico. Ésta es sin duda, una respuesta muy cartesiana y que corresponde a un paradigma que viene desmoronándose en forma de avalancha desde la relatividad, la física cuántica y la biología molecular.

El propio Stephen Hawking, expresó en una oportunidad que si él no fuera un científico neopositivista, tendría que plantearse la idea de Dios como una necesidad para poder explicar las inconcebibles casualidades en la formación del universo y de la vida, que son matemáticamente imposibles desde una posición probabilística, pero dado que es el caso que él se define como «creyente» en el neopositivismo, no podía permitirse ese tipo de disgresiones. Sabemos que desde la postura neopositivista esto sería ocuparse de un tema que no le corresponde a la ciencia.

Muchos, incontables científicos de distintas áreas de la ciencia, cosmología, física cuántica y teórica, biología molecular, conocidos paleontólogos fuertemente cuestionadores del postulado neodarwinista como única explicación para el proceso de la evolución biológica, etc. están en franco desacuerdo con la postura del conocido físico. En nuestra aproximación, pretendemos postular que ciencia, mística, filosofía y espiritualidad se encuentran dentro de compartimentos separados, solamente, porque así lo requiere el referente paradigmático de la ciencia oficial.

En última instancia la creencia en Dios aún sigue siendo un tema de fe y la no creencia en Dios aún sigue siendo, también, un tema de fe. Se cree o no se cree porque se tiene «fe» en una cosa o en la otra, pues no está «probado» ni lo uno ni lo otro.

Sobre_Dios_y_la_ciencia_2Lo que sí debe revisarse, es si este tema puede ser un tema científico o no. Según nuestra opinión, los avances más recientes de la física de micropartículas, la neurociencia y la biología molecular entre otras, obligan a que la ciencia como metodología del conocimiento, se plantee estos temas. «Con la iglesia hemos topado-Sancho-…» leemos en El Quijote. Ciencia, con la espiritualidad hemos topado, diríamos nosotros, parodiando al incomparable Cervantes. Muchos descubrimientos de la ciencia más moderna, nos llevan, casi necesariamente, a postular la existencia de una Conciencia, Inteligencia, Fuerza o Energía inspiradora o ductora del universo.

Existen muchos libros que hacen un abordaje muy interesante a este tema, de forma directa o bien indirectamente, nombraré solamente algunos de los que en este momento recuerdo: «¿Se puede probar que Dios existe? Fred Heeren. «El Universo accidental» y «Dios y la nueva física»ambos de Paul Davis. Igualmente los libros del conocido físico cuántico Amit Goswami que en «La ventana del visionario», «El médico cuántico» y «La física del alma» realiza una aproximación entre la física y la espiritualidad que recuerda el muy famoso «El tao de la física» de Frijot Capra. En Biología tenemos los aportes de muchos estudiosos del tema, como por ejemplo, Richard Behe con su obra intitulada “La caja negra de Darwin”.

Concluyamos con estas palabras:»Para el científico que se ha aferrado a su fe en el poder de la razón, todo el asunto concluye como un mal sueño. Ha escalado las montañas de la ignorancia, está a punto de conquistar el pico más alto, trepa por la roca final, y se topa con un grupo de teólogos que desde hace siglos están allí sentados» Robert Jastrow.

           



Deja tus comentarios aquí: