Sobre el fracaso y la creatividad

“Las mejores y más valientes lecciones no son aprendidas mediante el éxito, sino mediante  fracasos. ”— Amos Bronson Alcott, fundador de la breve y desaparecida Temple School de Boston. La iniciativa pedagógica implementada por Alcott en la escuela logró cierto renombre  a mediados del siglo XIX debido a su innovadora metodología que se oponía al castigo físico, se fundamentaba en la conversación y debate por encima de la lectoescritura y que partiendo de la autoevaluación perseguía estimular el desarrollo de la personalidad de los alumnos. Esta metodología pedagógica fue considerada muy liberal y en general no fue bien recibida, pero con el paso de los años queda claro que como muchas otras mentes innovadoras, Alcott tuvo la desdicha de ser un incomprendido durante su época muy a pesar de su genialidad. Hoy en día su primordial principio educativo “enseñar estimulando y no castigando” es aceptado como norma.

Los fracasos no son solamente lecciones invaluables, también representan retos creativos, puesto que nos confrontan con la necesidad de descubrir otros caminos, nos empujan a salir de nuestra zona de confort y buscar otras formas para lograr nuestros objetivos. Desde pequeños nos enseñan que fracasar no es bueno y es de hecho indeseable y aprendemos a sentirnos avergonzados cuando nos equivocamos, pero evitar los fracasos es negarnos la oportunidad para el aprendizaje, por lo tanto es interesante reevaluar el concepto que solemos tener sobre el hecho de “fracasar”, ya que a veces es lo mejor que nos podía haber sucedido aunque de momento no sepamos por qué.

Esta lección creativa nos toca muy de cerca. Cerrando el 2013 nos vimos frente a la dura realidad de despedirnos la sede física de nuestra escuela, aunque nuestro proyecto educativo sigue, no nos queda más que ponernos creativos para reinventarnos y esta anécdota de Alcott sobre el fracaso nos ha resultado muy inspiradora para enfrentarnos a nuestro propio reto creativo.

En estos días, y estamos seguros que no por mera casualidad, encontramos un cartelito muy simpático que ilustra lo que de los fracasos debe ser aplaudido; desglosa la palabra fracaso,“Fail” del inglés como: First Attempt In Learning, lo que se viene a traducir al castellano como Primer Intento De Aprendizaje… ¡piénsalo!

FAIL

 



Deja tus comentarios aquí: