Sobre la compasión

Según el diccionario la compasión es «un sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias». No lo veo así. Más bien es un sentimiento con el cual te sientes unido al otro desde el amor y el respeto. La compasión encierra muchas cosas.  Se trata de aceptar al otro, no de juzgarlo. Cada uno de nosotros tiene procesos diferentes. La compasión no es sentir lástima. Es aprender a entender al otro sin juzgarlo. Todos somos uno y a la vez todos somos diferentes. Cada cual tiene una misión diferente en la vida. Debemos aprender a ver cuál es la nuestra. A mí me gusta conectarme desde las palabras y los gestos de amor y amistad. Me gusta que las personas que amo sepan cuanto significan para mí. Es menester que aprendamos a vernos con los ojos del amor y no del reproche. Cuando alguien no te llame, no conteste un mensaje, no te invite a salir déjalo estar. Eso no significa que no te quiera. Simplemente no siempre queremos estar en grupo. A veces necesitamos de la soledad y el encuentro íntimo con nosotros mismos. Cada persona se conecta de manera diferente con las personas. Cuando una conexión es desde el corazón, las palabras están de más. Una mirada puede decirlo todo. Hay que aprender a entender el silencio del otro. Mientras más compasivos seamos más felices seremos. No necesitaremos compararnos con nadie, ni comparar a las personas. También la compasión nos hace amarnos tal y como somos. Debemos aceptar nuestros errores y aciertos como parte de nuestro crecimiento. Si todo fuera perfecto nada tendría sentido. Estamos en este mundo por algo. Aunque sea difícil de creer habremos tocado al menos un corazón en nuestra existencia. Habremos llevado un poco de luz a alguien. Miles de velas se pueden prender con una sola vela y de esta manera su luz jamás se extinguirá. Hay muchas formas de ayudar. A veces solo se necesita un abrazo, una palabra de aliento. No siempre el contacto debe ser físico, con pensamientos de amor que nacen del corazón podemos ayudar a alguien.  Aprendamos ser más compasivos con los demás. En especial miremos siempre las cosas desde el corazón y no desde la mente. No juzguemos a las personas por la primera impresión que nos den. Donde menos lo pensamos hay una persona hermosa. Tendemos a juzgarlo todo como si nosotros fuéramos los dueños de la razón y la verdad. Todos siempre hacen lo mejor que pueden.

Namaskar Karen



Deja tus comentarios aquí: