Solicito RESPETO

El respeto se refiere a la consideración del otro en el entorno en el que nos desenvolvemos. Nacer es un momento importantísimo para la vida de cualquier ser humano: el que nace, la que pare, los familiares y el personal especializado que nos ayuda.

Llevamos décadas viendo como se intenta hacer del acto del nacimiento un proceso rutinario con un sentido negativo, es decir, llevamos mucho tiempo viviendo nacimientos en los cuales mamá y bebé son tratados como objetos. Debemos plegarnos a lo natural, parir, dar der mamar, abrazar, llevar a nuestro bebé en brazos, esto es natural.

Es por esto que debemos exigir respeto, a quién, se preguntaran, pues a todo aquel que le hemos dado permiso para participar de este proceso. No debe parecernos una costumbre que el médico nos diga en qué fecha va a nacer nuestro bebé, ni debe ser una imposición la cesárea  al menos que exista una urgencia o causa médica evidente para acceder a la intervención quirúrgica. El personal de salud es nuestro apoyo en algo tan natural como traer un bebé al mundo, nos asisten si se presentan irregularidades, pero no están allí para dictaminar esas horas tan esenciales en el desarrollo del ser humano como es el nacimiento.

Por esta causa desde hace algunos años resuena el Parto Respetado y el Nacimiento Respetado,  son múltiples los voceros y organizaciones que defienden y promueven estas prácticas, y no es tan complicado entenderlas si aprendemos a escuchar y seguir nuestro instinto. ¿Qué sueñas  al momento en el que nace tu hijo? ¿Dónde quisieras estar? ¿Quiénes deseas que te acompañen? ¿Quieres que te separen de tu hijo?, luego que respondas estas preguntas, intenta imaginarte que estas descansando cómodamente en una bañera calientita y de pronto vienen alguien muy fuerte que te toma y te saca abruptamente de ese ambiente, te seca como puede y te coloca en una balanza helada… ¿cómo te sientes? Por esto tienes derecho a ser escuchada desde el día en el que inicias tu embarazo, comparte con tu médico, asiste a charlas prenatales en las que te informes y conozcas los beneficios y riesgos de cada proceso, piensa en tu bebé y trata de  crear el mejor espacio y momento para recibirlo, no te alejes de él, tienes derecho a amamantarlo desde que nace, a dejarlo a tu lado en el cuarto, el no necesita ningún medicamento ni suero glucosado, tu leche, tu abrazo y tu amor serán todo lo que necesita ahora que se enfrenta a la vida.

Afirma: voy a ser una mamá respetada y mi bebe también.

Décalogo de los Derechos del Nacimiento

  1. El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.
  2. El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación.
  3. El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos
  4. El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento- parto.
  5. El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos.
  6. El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los «10 pasos para una lactancia feliz» establecidos por UNICEF y la OMS.
  7. El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.
  8. El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones optimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.
  9. El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en él la seguridad y la confianza.
  10. El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.


Deja tus comentarios aquí: