Solo tienes que caminar lo suficiente

Solo tienes que caminar lo suficiente

Para Ross y Patricia con amor y eterno agradecimiento.

Me di permiso de restañar las heridas y lamentarme durante la primera semana de mi llegada a Shiner, en el medio de las praderas donde ocurrió el grito independentista de Texas: «Come and take it». Allí me di cuenta de que se cumplió la lectura del tarot que mi querida prima y colega, Blanca Siso, me había leído en diciembre de 2017. “Reta tus creencias”, me había dicho, y eso había quedado grabado como gran resumen de toda una grata sesión de descubrimiento.

Medio dormida, hambrienta y sin bañarme, no compilaba, me faltaba glucosa en el cerebro. Mi hijo Fernando con extraordinaria paciencia me hizo comer para reorganizar las ideas. Teníamos varios días comiendo muy mal por la carencia de agua, luz y efectivo en cualquiera de sus formas. Pensé que así se siente un refugiado cuando una mano amiga le devuelve el acceso a las cosas básicas de la vida.

Refugio y asilo son dos palabras trending para los venezolanos, que tienen mucho más significado que los conceptos legales usados para cerrar las posibilidades a quienes los buscan como opción. ¿De verdad la gente cree que es por gusto que alguien quiere solicitar asilo o ser refugiado?

Para mí, un refugio era un chalet suizo muy acogedor por dentro y muy frío por fuera. Jamás lo asocié con una carpa, un techo en medio de la lluvia o un árbol frondoso. Luego de tres meses me encuentro acogida por mi familia americana; ellos son cálidos y tienen un hogar lleno de armonía y amor. Además, mis adorables primos venezolanos de Houston (Moreno y Marín) y mis amigos Carol y Mike han viajado más de dos horas solo para abrazarnos y ponerse a la orden. En este refugio solo puedo estar poco tiempo; mi hoy está cubierto y las variables que determinan mi futuro son inciertas, por lo que solo puedo pensar en aquí y ahora , pero no siento temor. Por primera vez en mis 65 años no sé dónde estaré en Navidad.

Refugio es una percepción de la realidad que te permite tener un espacio seguro donde estar; depende de la tolerancia y flexibilidad de cada uno, del nivel de susto que produce pasar el lado oscuro de la curva del cambio, y utilizar esa energía para seguir adelante. La parte más difícil no es llegar al refugio, sino saber que en algún momento debes salir de él para enfrentar las circunstancias. Para continuar en la curva del cambio hacia lo positivo tenemos que apalancarnos en los momentos gratos, dejar cosas atrás y avanzar.

Un modelo lleno de símbolos se ilustra en la película Intensamente, la protagonista Riley logra superar su momento de tristeza cuando llega al fondo, recuerda su niñez y se monta con su amigo ideal Big Bong en una especie de trineo que le permite salir del hueco donde había caído. Los refugios son importantes, pero son temporales. Luego de pertrecharse hay que avanzar; solo tienes que caminar lo suficiente, se lo dijo el gato de Cheshire a Alicia en el país de las maravillas.

Photo by Skitterphoto from Pexels



Deja tus comentarios aquí: