Somos lo que nos Hacen Nuestros Hábitos

Hábitos

Somos lo que nos hacen nuestros hábitos. Estos, nos mueven hacia adelante, nos retienen e incluso nos mueven atrás en algunos casos.

Desafortunadamente para algunos, cuando de hábitos se trata, los malos se forman mucho más facilmente de lo que cuesta crear los buenos. Los hábitos perniciosos toman poco esfuerzo mientras que para los buenos se requiere perseverancia y autodisciplina. Estos, son mucho más difíciles de adquirir.

Toda nuestra vida, lo que somos y como actuamos, no es más que la suma de hábitos, emocionales e intelectuales, organizados sistemáticamente, que irremediablemente nos llevan hacia nuestro destino, cualquiera que sea.

Cuidando Nuestros Hábitos

Los hábitos negativos son una pérdida de tiempo, erosionan el carácter y afectan profundamente la salud. Si bien es cierto, que un mal hábito se adquiere de forma rápida y fácil, es muy dificil de superar. Y una vez que se deja, uno debe estar constantemente vigilante y nuca bajar la guardia para no caer nuevamente en él.

A diferencia de los malos, uno bueno es mucho más fácil de dejar ir. Mantenerlos, requiere de nosotros atención constante.

Sería mucho más facil no adquirir el malo, sin embargo, frecuentemente, se forman en la juventud cuando se carece de la visión acerca de las consecuencias que acarrean nuestras acciones.

Los buenos que desarrollamos, son los que nos conducen a lograr el exito y conseguir nuestras metas. Como decia Aristóteles “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito”.

Consiguiendo Buenos Hábitos

Vigilar todo el panorama puede ayudarnos a conseguir hábitos beneficiosos. Presta atención a las tareas diarias que una vez logradas te llevan hacia el objetivo. Toma aproximadamente 30 días formar un hábito pero una vez que se ha desarrollado, una persona se siente incómoda al descuidarlo. En vez de sentir una carga, un nuevo hábito se convierte en una comodidad, en una alegría.

Si descuidas un buen hábito o sientes que vuelves a caer en uno malo, no te desanimes. Retírate y vuelve a la senda correcta. Admitelo para mostrar resolución y determinación pero no te martirices ni caigas en una desesperanza o depresión.

No permitas que la gente te ridiculice por persistir en crear buenos hábitos, pronto, los dejarás atrás mordiendo el polvo. Algunas veces son tildadas de fanáticas, las personas que regularmente se ejercitan y buscan comer saludablemente. Los que critican, en el fondo, simplemente tienen sentimientos de culpabilidad, porque carecen de determinación para hacer mejorar su calidad de vida.

Reflexiona

Sientate tranquilamente y piensa sobre los hábitos que has desarrollado. Cuales son buenos? Cuales obstaculizan tu camino?

Las personas de carácter construyen buenos hábitos en sus vidas y eliminan los malos.

Es tu vida, tu responsabilidad. Eres el dueño del barco y quien lleva el timón.



Deja tus comentarios aquí: