¿Son distintos los hombres y las mujeres?

Criatura de Dios…  Costilla de Adán (o su compañera previa, para los que creen en Lilith)…  Inspiración del hombre…  Motor del mundo, dirían muchos…

Ahora bien, ¿qué tan distinta es la mujer del hombre? Anatómicamente las diferencias están claras, más por acá, menos por allá, un orificio donde habría un apéndice y ya… Pero la verdad es que esos son los contrastes más sutiles entre un hombre y una mujer, ya que los dos géneros difieren en actitudes, pensamientos, gustos, temores, valores, todo es distinto.

En un intento técnico por definir a la mujer podemos hablar brevemente del cerebro y su hemisferios. Tanto el hombre como la mujer tienen el cerebro dividido en dos partes: lado izquierdo y lado derecho. El lado izquierdo controla la parte derecha del cuerpo y viceversa, además, cada lado o hemisferio controla distintos procesos mentales.

Lado Izquierdo: Lógica, Razonamiento, Lenguaje, Cálculo, Análisis, Linealidad y Sentido Práctico.

Lado Derecho: Emociones, Imaginación, Música, Imágenes, Colores, Formas y Creatividad.

Usted dirá ahora: “Listo, el hombre usa el lado izquierdo y la Mujer el derecho, ya entendí”. Pero resulta que ambos géneros usan ambos lados del cerebro. ¿Cuál es la diferencia? El hombre suele usar un hemisferio para cada situación, lo que se conoce como “lateralidad”, mientras que la mujer está más capacitada para usar los dos hemisferios al mismo tiempo, ya que las fibras nerviosas que conectan ambos lados son más gruesas y abundantes en ellas. ¡Ojo! Esto no quiere decir que la mujer sea más inteligente que el hombre. Los dos sexos tienen el mismo número de células cerebrales y ambos géneros tienen el mismo nivel promedio de inteligencia, sencillamente perciben y resuelven las situaciones de manera distinta. Hombres y mujeres no son iguales, no se puede tapar el sol con un dedo, aunque comparten más del 99% del código genético, ese mínimo porcentaje relacionado con aquel par de cromosomas marcará grandes diferencias. Debemos dejar de pensar que a la mujer le da la gana de ser diferente o que ella se empeña en ver el mundo a su manera. Sencillamente su cerebro es distinto y, para bien o para mal, ambos ven la vida con lentes disímiles.

En una próxima entrega estudiaremos un poco más el cerebro femenino y las fascinantes diferencias que tiene con respecto al masculino.



Deja tus comentarios aquí: