Soporte e inspiración

Soporte e inspiración

A medida que viajo por todo el mundo hablando y compartiendo las lecciones y estrategias del milagro sobre el Hudson, me preguntan con mucha frecuencia cómo el liderazgo impactó el resultado final de aquel día. Comparto algunas cosas tácticas que sucedieron y contribuyeron con el resultado, pero usualmente me voy hacia atrás, hacia algo que aprendí de mi amigo Tony Robbins y reforzado cuando leo el libro Comienza con un porqué de Simon Sinek. Es una razón por la cual la película Sully fue tan popular cuando el milagro del Hudson todavía resonaba. Los individuos siguen a “aquellos que lideran no porque tengamos que hacerlo, sino porque queremos. La gente sigue a aquellos que lideran no para sí mismos, sino por el bienestar de los demás”.

Yo tuve el privilegio de conocer al general Norman Schwarzkopf en 1999. Una de las cosas que decía en sus charlas a nuestro grupo fue un atributo que aprendió de grandes líderes mientras crecía en el ejército de los Estados Unidos, y que luego enseñó a sus tropas. Esto era: “cuando tengas oportunidad de tomar el liderazgo, LIDERA”. Eso me resonó cada vez que estaba en posiciones de liderazgo en un par de áreas que en aquel tiempo de mi vida, y hubo veces en el pasado cuando no tomé ese consejo. Me sentí pequeño. Así que me comprometí conmigo mismo a que a partir de ese momento, daría un paso al frente y tomaría el liderazgo siempre que tuviera la oportunidad. Se convirtió en un mantra silente en mi vida. Aun cuando no estaba en un rol de liderazgo en mi compañía u organizaciones con las que me relacionaba, sentía la responsabilidad de ser un líder al servicio del otro y un soporte para el líder a cargo. Siento que eso me preparó para liderar cuando tuviera la oportunidad de liderar.

Con frecuencia me preguntan cómo el liderazgo impactó ese día en el US Airways 1549. Creo que hay líderes y hay otros que toman el liderazgo. Hay una diferencia: cuando te enfrentas a ese momento crítico en tu vida, lo que yo llamo “tu propio accidente de avión”, aquellos con la mayor certeza son los que son vistos como líderes y lideran. Eso fue lo que pasó ese día en el Hudson: mis compañeros pasajeros y la tripulación tuvieron la oportunidad de liderar. Los líderes dieron el primer paso, y minutos después, una potencial tragedia se convirtió en un milagro que ha inspirado películas y de lo que aún se habla hoy e inspirará más personas en el futuro.

Los grandes líderes son capaces de inspirar a las personas a actuar. Son aquellos que son capaces de inspirar un sentido de propósito o misión a las personas. Es algo que se posee que tiene poco que ver con cualquier incentivo externo o esperando obtener algún beneficio. Aquellos que lideran verdaderamente son capaces de crear una cantidad de seguidores que actúan no porque se les ordenó, sino porque se sintieron inspirados. Lo vemos todos los días en los negocios, en los atletas, en la milicia y en la política. Eso fue lo que paso el 15 de enero de 2009 y fue revelado en la película Sully.

A medida que transitamos por una época política caliente, es mi deseo que los líderes aparezcan desde cualquier posición política para inspirar a la gente a tomar acción, por el beneficio de aquellos que buscan inspiración y no ganancias particulares, sino servir a un bien superior. Veremos personas a las que se les dará la oportunidad de liderar, y espero que den el paso y lideren. Que aboguen por aquellos que necesitan inspiración, establecer nuevos estándares y sean modelos a seguir por todos nosotros.

Todos los momentos en tu vida importan. Lo vemos todos los días, y definitivamente se magnifica cuando eres candidato para un cargo oficial. Ser un líder servicial se convierte en un mantra silente en tu vida también, en ese crítico momento cuando el líder tiene que aparecer, ser el líder que toma acción y se convierte en un modelo de liderazgo para todos.

 

Traducido por: María Teresa Febreiro



Deja tus comentarios aquí: