Soy autor de mi existencia

Soy autor de mi existencia

En el camino de nuestras vidas encontramos muchos obstáculos y situaciones difíciles que, en su mayoría, son muy complejas de abordar de manera inmediata y con determinación. El punto importante aquí es que esta especie de ceguera para entender, resolver, aceptar, superar y, finalmente, aprender es porque nos han enseñado a ser autores anónimos de nuestro destino. ¿Por qué? Todos los condicionamientos como el país de nacimiento, religión inculcada, color de piel, nivel socioeconómico, colegio al que asistimos, etc., nos colocan en una posición autómata frente al destino que en realidad debemos seguir. De esta manera, estamos cumpliendo el destino que nos programaron, mayormente con muy buena intención o por amor a nuestros padres o cuidadores.

Depende de en qué etapa de la vida te encuentres, estoy segura de que vas buscando información, experiencias y herramientas para lograr con éxito estar en paz. Eso no significa que tu paz, o la de otros, sea un movimiento lineal sin emociones o más cosas por resolver. En realidad, lo que se busca es vivir en un estado de inocencia y observación constante para dejar entrar en tu conciencia el nuevo aprendizaje.

En virtud de lo antes expuesto, con amor y respeto te invito a crear tu momentum con algunos ejercicios de reflexión y agradecimiento para avanzar al próximo estado de conciencia. Es importante aclarar que en el inconsciente solo entran los cambios con dos elementos: sentimientos genuinos e imágenes.

Ejercicio #1

Toma una imagen de tus padres o cuidadores, y agradece la vida. Lo único que importa ahora es que tú estás aquí, y deseas estar en paz y con bienestar. Para que esto acurra, el sentimiento de gratitud hacia lo que fue es vital. Perdona.

Ejercicio #2

Alcanzar éxito en la profesión, que no es igual a éxito laboral. Toma papel y lápiz, escribe los nombres de los maestros de tu escuela, de universidad, tutores fuera de aula, actividades extras, como alguna disciplina deportiva. Siente lo feliz que fuiste; agradece y reconoce lo que te dieron. Repite: “honraré todo el conocimiento adquirido”.

Ejercicio #3

Tomando mi proyecto de vida. Reconoce y agradece a todas las empresas y jefes que confiaron en ti. Haz un recuento de cada trabajo obtenido, y con esa experiencia que construyó tu respaldo laboral, emprende lo nuevo que estás buscando.

Ejercicio #4

El amor en pareja. Para que esto ocurra con amabilidad, fluidez y entrega, antes debes dar gracias a todas las parejas anteriores. Dices: “yo les escogí; todo lo vivido abrió heridas por donde ahora entra la luz”.

Existen muchos ejercicios que van directo al inconsciente para reprogramarnos. Tienes libertad de hacer los que vengan a tu corazón. Lo importante es siempre recordar y agradecer a todos los involucrados en tu desarrollo y asumir con humildad que lo que deseas es solo tu responsabilidad.



Deja tus comentarios aquí: