10 consejos para recuperar el optimismo

«You may say. I’m a dreamer, but I’m not the only one.» John Lennon

Si buscamos en Word los sinónimos de optimista las opciones son: alegre, contento, satisfecho, radiante, etc. y debo decir que me parecen palabras hermosas y muy contagiantes.

Según escribe Daniel Goleman en su Best-Seller «La inteligencia emocional»: «todas las personalidades exitosas, desde los deportistas hasta los músicos, tienen en común un punto: la capacidad de motivación personal para llevar a cabo una rutina de entrenamiento que les permita llegar al podio. De esta forma, el talento y la capacidad innata, solo serían un rasgo de esas personalidades, pero poco les serviría si no poseyeran el entusiasmo y la persistencia para desarrollar al máximo esas características».

Es decir que se puede llegar a ser optimista, si creemos que lo lograremos. Ser optimista no es más que creer fuertemente que las cosas irán bien a pesar de los obstáculos, contratiempos o frustraciones, basándonos como personas en tener siempre lo mejor de la mejor manera.

Partiendo de la inteligencia emocional el optimismo es una actitud que nos impide caer en la depresión, pereza o apatía y a pesar de lo difícil de algunas situaciones, siempre encontrar el lado bueno de las cosas y obtener los mejores resultados.

¿Te cuesta ser optimista? ¿Tienes la nubecita sobre la cabeza? Aquí te dejo unos consejos que encontré navegando por la web y me gustaron:

  1. No reduzcas tu actitud frente a los obstáculos, asúmelos como un desafío inevitable.
  2. Todos los problemas tienen solución. Tarde o temprano llegará.
  3. Cambia tu actitud mental en cada uno de los aspectos de tu vida. Recuerda: puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío. ¡¡Tú escoges!!
  4. Cambia tu lenguaje, no utilices palabras como «nunca», «siempre», «no puedo» o «no sé». El lenguaje y las palabras son una interpretación de la realidad.
  5. Aléjate de las «personas tóxicas» que perturban el bienestar ajeno y que no aportan nada más que problemas y drama.
  6. Demuestra gratitud por todo lo que te rodea y tienes.
  7. Rodéate de personas entusiastas.
  8. Escucha música y atrévete a soñar.
  9. Aprende a decir no, te hará sentir seguro y mejor contigo mismo.
  10. Cree en ti y en que puedes resolver cualquier problema que se presente.

El término optimismo surge del latín «optimum»: «lo mejor». Este término fue utilizado por el filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz en su Ensayos de Teodicea sobre la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal; según el cual, el mundo en el que vivimos es el mejor de los mundos posibles.



Deja tus comentarios aquí: