Stevia: ¿una yerba milagrosa?

Nuestro cuerpo nos agradece cuando le damos alimentos naturales y nos reprende cuando abusamos de lo artificial. En muchas oportunidades, los médicos han advertido sobre el riesgo de consumir azúcares: contribuyen con la obesidad, debilitan el sistema inmunológico, favorecen a la aparición de la caries y mucho más. Frente a este panorama, la stevia constituye una opción sana para endulzar los alimentos. ¿Conoces todas sus propiedades? ¡Te contamos!

La stevia, también conocida como la “yerba dulce”, es originaria de Sudamérica, específicamente en el sur de Brasil y al norte de Paraguay y ha sido consumida desde tiempos ancestrales. Hoy, esta planta se siembra en países como China, Taiwan, Tailandia, Indonesia, Filipinas y México.

Las hojas de esta yerba son 30 veces más dulces que el azúcar, y según el investigador Genovevo Ramírez, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (México), esta planta podría reducir los índices de obesidad, posee propiedades curativas y es utilizada en el tratamiento de algunas adicciones como el tabaquismo y alcoholismo.

Distintos estudios han demostrado los beneficios que brinda la stevia a nuestra salud. Por ejemplo: ¿sabías que esta planta es capaz de regular los niveles de ácido úrico, la presión arterial y el azúcar en la sangre? Además, permite controlar la ansiedad.

Las bondades de la stevia parecen infinitas. Además de las propiedades comentadas, tiene un efecto digestivo y anti-ácido que permite mejorar las funciones gastrointestinales, contribuye con el desarrollo de anticuerpos para evitar enfermedades infecciosas, contrarresta la fatiga, sirve como antioxidante o anti-envejecimiento y muchísimo más.

Desde hace muchos años, la stevia ha estado bajo el ojo de la ciencia. Por ejemplo: durante la década de los 70, se presentaron en Argentina los resultados de dos estudios realizados por el  Centro de Investigación de la Stevia de Sao Paulo. Los trabajos demostraron que el consumo regular de esta planta mejora el metabolismo, ayuda al funcionamiento del corazón y también reduce la absorción de carbohidratos en los intestinos. Es decir, actúa como adelgazante y facilita la absorción de grasas. Todo parece indicar que la stevia es una yerba milagrosa, o por lo menos está cerca de serlo.

Este artículo forma parte del intercambio de contenidos que realizamos con Truvía®.



Deja tus comentarios aquí: