Storytelling ¿Qué es y cómo lo puedes aplicar? Historias bien contadas

Storytelling ¿Qué es y cómo lo puedes aplicar? Historias bien contadas

La capacidad de contar historias de forma emocionante, con un impecable hilo conductor y manteniendo el interés de las personas es una habilidad muy bien valorada. Todos reconocen en los contadores de historias una gran capacidad histriónica que con su oficio logran mantener a la audiencia interesada en un relato. El mundo digital 2.0 y 3.0 no escapan de esa realidad. Veamos por qué.

Cualquier idea, recomendación o sugerencia cuando se hacen desde la emoción perduran mucho más en la mente y en el tiempo. Basados en esta premisa, muchas de las grandes marcas y también las pequeñas han vuelto su mirada al storytelling como herramienta para llevar mensajes intencionados a sus audiencias.

Las historias emotivas e inspiradoras crean en el cerebro una especie de activación que hace que experimentes nuevas ideas y crees nuevas experiencias a partir de escuchar, ver o contemplar esas historias. Todo esto lo sabe la industria publicitaria y la del marketing, incluso el cine; por ello invierten grandes cantidades de dinero en investigaciones que luego se reflejan en una pieza publicitaria o en cualquiera de sus formatos.

Entendiendo ya qué es el storytelling, revisemos ahora cómo lo puede aplicar una marca personal o comercial para comunicarse con su público y diferenciarte del resto.

Todo emprendedor o marca (pequeña o grande) tiene tras de sí una historia llena aprendizajes que puede ser muy inspiradora para personas que se encuentran en ese punto de su propia trayectoria. Si sabes contar tu historia como una película, harás que te conozcan y te recuerden.

¿Te imaginas si cada marca, en su web, en lugar de colocar la clásica sección: “misión y visión” exhibieran la pestaña “sobre nosotros”, y en ella ofrecieran un storytelling (video, audio o escrito) sobre su historia: de dónde viene, dónde está y hacia dónde va? Imaginemos esa historia bien contada que crea un vínculo emocional y es compartida en redes sociales. Si el mensaje comparte valores y está bien contado tendrá éxito.

Existen muchos ejemplos de marcas comerciales que han realizado un estupendo trabajo de storytelling, no las mencionamos por acá para no hacer publicidad. Basta investigar un poco en Google sobre el tema y se pueden encontrar ejemplos clásicos de lo que es un buen storytelling.

Para usar esta herramienta en tu marca personal aprende de las personas que se dedican a trabajar como cuentacuentos, y observa el manejo de los tiempos, intensidad, entonación, ritmos y todos los elementos presentes en la historia.

Crear impacto, trasmitiendo valores con emoción, lograr que tu audiencia pueda soñar a través de tu historia es la misión de crear un storytelling. Al final los clientes compran desde lo emocional con una auténtica conexión que hace que dos partes puedan sentirse en unidad. Siempre recuerda dejar implícito un llamado a la acción (call to action) que enganche desde lo positivo.

Experimenta un pequeño proyecto de storytelling con tu marca personal y mide los resultados que genera tu acción. Nunca subestimes el poder de una historia bien contada. Si tienes capacidad para realizar un video anímate a desarrollarlo. Si no prueba con un audio, también puedes hacer un texto. Lee cuentos de los maestros de ese género, y haz tu propia adaptación.

Imagen de Tumisu en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: