Tadasana, la pose de la montaña

Tadasana, la pose de la montaña

Habiendo precisado los objetivos del yoga y sus pre-condiciones, dispongámonos a practicarla. Para ello, comenzaremos con mi pose introductoria favorita, tadasana. A partir de este momento, el aspirante debe tener presente el objetivo de ejecutar un asana: concentrarse en los músculos involucrados, relajarse, y respirar.

Una vez adopte una pose, procure relajar la expresión de su rostro (se vale sonreír), descanse la lengua en su puesto, y dirija su atención a la respiración. Estudie el comportamiento de su respiración en la pose, y utilice la respiración como una herramienta para relajarse en la pose, así como para estudiar cómo reacciona su cuerpo ante la pose. En lo posible, haga su práctica descalzo y sin medias.

Tadasana (la pose de la montaña)

tadasana

Tadasana es la pose primaria de las poses de pie. Más que lograr flexibilidad o fuerza, la importancia de esta pose radica en la conciencia corporal que motiva. Tadasana no solo enseña alineación estructural, sino acciones internas más sutiles, que se repetirán en casi todas las asanas. Tadasana es una excelente pose para detectar y corregir malas posturas.

Párese firme con los pies paralelos separados al ancho de sus caderas (tratando de que sus fémurs queden tan verticales como sea posible). Visualice una línea recta entre el 20 y 3er dedo del pie y el talón, y asegúrese de que estas líneas sean paralelas. Visualice tres puntos en sus pies, uno en el talón, otro en la pelota del pie debajo del dedo gordo, y otro en la pelota del pie cerca del 4o dedo. Una vez ubicados dichos puntos, clave sus pies en el piso en dichos puntos y haga que a partir de allí queden atornilladas las plantas de los pies al piso. Esparza los dedos de los pies, buscando una mayor superficie de contacto con el piso.

Coloque las manos a los lados del cuerpo, mirándose entre sí, y saque el pecho levantando el esternón, pero sin empujar los hombros hacia atrás. La vista está relajada al frente, levantando levemente el mentón.

Promueva una rotación interior* de los fémurs, la cual es resistida por los talones (los talones luchan por mantenerse en su  sitio). Esto debería motivar a los músculos de los muslos a activarse. Una vez activados los muslos, empuje sus fémur hacia atrás clavándolos en los isquiotibiales (hamstrings) y tratando de estirar la parte de atrás de las piernas. Esto debería promover un ajuste en la cadera, la cual gira levemente hacia adelante (flexión).

Estabilizado el hemisferio inferior, inhale procurando expandir la caja toráxica hacia arriba, alejándola de la pelvis y ampliando los espacios intercostales. La sensación debería ser como si su tronco estuviera creciendo hacia arriba. Respire normalmente tratando de no perder la expansión lograda en la caja toráxica cuando exhale, y de mantener el resto de la acción muscular. Trabaje en mantener la pose tanto como le sea posible, 1-2 minutos, prestando atención a todos los elementos involucrados.

*: Rotación interior, o hacia adentro, intenta llevar la parte lateral de los fémur (donde están las manos) hacia la línea media del cuerpo. La linea media va desde la nariz, al punto entre los dos dedos gordos de los pies, pasando por el ombligo.



Deja tus comentarios aquí: