Técnicas yóguicas para niños en casa

Imagina lo genial que es nacer en un estado yóguico y mantenerlo por toda tu vida!

¿Interesante verdad? Pues es posible, las personas que practican Yoga desde niños sufren menos cuando son adultos. Para ellos el sentirse bien y  estar contentos “por que si”, es lo normal. Nacemos en un estado natural de Yoga y a medida que vamos creciendo nos contaminamos con creencias limitantes, adoptando como estado interno la preocupación y el estrés, que no hacen más que alejarnos de la plenitud, sensación a la que más tarde tratamos de volver a través de distintos caminos y/o métodos.

Los beneficios de la practica de Yoga en los niño son innumerables a nivel físico, intelectual, espiritual,  al igual que la practica en adultos, con la diferencia que al practicar esta disciplina desde pequeños creamos o instauramos una cantidad de hábitos positivos  que darán como resultado una vida más feliz y saludable.

Y ustedes se preguntarán pero ¿cuáles son esos hábitos? ¿y qué tanto pueden influir en el estilo de vida y bienestar de una persona? Bueno, el sólo hecho de adquirir el hábito de respirar correctamente utilizando toda nuestra capacidad pulmonar y aprender a controlar conscientemente la respiración, representa un enorme cambio. Por ahí dicen “ Controla tu respiración, controla tu mente, controla tu vida”.

El aprender a respirar, aumenta los niveles de oxigeno en la sangre, lo cual ayuda en proceso de desintoxicación, y por ende estamos menos propensos a enfermarnos.  Adquirimos la capacidad de bajar los niveles de estrés y ansiedad en el momento que sea necesario, incluso nos permite mantener un estado de calma y paz interior sin importar lo estresante que pueda ser la situación en la que nos encontremos.

Es conocido que para instaurar un nuevo hábito en nuestro subconsciente se necesitan 21 días seguidos de rutina. Es por eso que aquí les dejo algunos tips que podemos realizar en casa para introducir la practica de Yoga a la vida diaria de nuestros hijos. Lo ideal es que se vuelva algo cotidiano como cepillarse los dientes o bañarse. Y es perfecto para relajarse antes de la hora de dormir o en la mañana al despertar.

Lo primero que debemos explicarles es qué es el yoga y para qué sirve. Una manera muy fácil de hacerlo, sobre todo cuando no somos practicantes de esta disciplina es mostrarles este video (en la parte superior del artículo), que de una forma muy interesante explica con claridad lo que es el Yoga y como realizar algunas ejercicios.

Otra manera fácil de introducir el Yoga a nuestros niños es a través de juegos, que es la técnica que usualmente se aplica. Enseñarlos hacer los saludos al Sol todos los días puede ser uno de los mejores hábitos que les podamos enseñar, sobre todo si  se hacen a primera hora de la mañana. Lo que me ha funcionado mejor con mis hijos de 2 y 3 años, es hacer  los saludos al sol con esta canción  ?»Dance for the Sun»  de Kira Willey, la compre en Itunes, pero pueden conseguir el video en Youtube.

Cuando se trata de padres que practican Yoga, recomiendo realizar la practica en casa que los niños te vean, te imiten y dejar que hasta saboteen tu practica, que se acostumbren a que es algo tan normal como ver televisión.

Aunque no seamos unos expertos Yoguis podemos ayudar a nuestros hijos a que comiencen a disfrutar de los beneficios del Yoga desde pequeños y así llegar a ser adultos felices.

Namasté



Deja tus comentarios aquí: