¿Te afecta o no el desorden?

¿Te afecta o no el desorden?

Pocas personas piensan en lo pernicioso que puede resultar el desorden y la falta de limpieza de cualquier rincón de su vida: su bolso, su carro, su oficina, su cuarto o su closet, por ejemplo. Pero la realidad es que el desorden, suele influir en la paz y la efectividad diaria.

Vivir en medio de la desorganización es uno de los hechos que más pueden menoscabar la calidad de vida, porque sin dudas es una “fuente de estrés”. Y como sabemos, el estrés, de manera lenta pero segura, provoca un amplio abanico de dolencias físicas y psíquicas.

Por otra parte, la desorganización consume energía y causa agotamiento sin que muchos se percaten, pues nos hace invertir mucho tiempo en diversas tareas extras, como por ejemplo, buscar permanentemente cosas que requerimos en nuestra rutina.

Es decir que, el desorden, además de hacer que el cerebro se mantenga en un estado de incertidumbre permanente, también nos roba un tiempo preciado que pudiéramos usar para descansar, hacer ejercicios o compartir con los que queremos.

Asimismo, los expertos aseguran que cuanto más prolonguemos el desorden, más nos costará organizarnos; y más culpabilidad experimentaremos al no poder mantener nuestras cosas o el entorno bajo control.

Así que, deshacerse del desorden no solo tiene un valor externo, sino que también tiene efectos positivos internamente. Por lo cual, si queremos sacarle el máximo provecho a nuestra capacidad productiva y vivir una vida vital, debemos ponernos manos a la obra para organizar nuestra casa y nuestro entorno laboral.



Deja tus comentarios aquí: