¿Te comunicas bien con tu pareja?

¿Te comunicas bien con tu pareja?

La comunicación en la pareja es tan importante como el agua para la vida, el intercambio de información y sentimientos son los pilares que sostienen la relación de modo que no es de extrañar que en todos los casos de terapia de parejas es una de las áreas a atacar siendo característico en las parejas disfuncionales que hayan problemas de comunicación.

Quizás suene obvio pero muchas veces se pasa por alto que la comunicación es un proceso bidireccional donde es muy importante lo que se expresa y la forma en cómo se hace así como la capacidad de escuchar con atención, dejando de lado nuestros propios sentimientos y pensamientos para entender los de la persona que nos habla, un verdadero esfuerzo consciente. Ten presente que el cerebro puede y suele actuar como un filtro diciendo que es importante y que no, por ello el esfuerzo de empatía debe ser máximo y deseado.

Muchas veces creemos comunicarnos con nuestra pareja pero sin ser bidireccionales ¿podemos decir que nos estamos comunicando? Cuando hay un solo camino no podemos hablar de comunicación afectiva porque la otra parte es dejada de lado y es precisamente la comunicación afectiva la que genera vinculación; de otra manera podemos hablar de comunicación coercitiva donde uno de los dos busca satisfacer sus necesidades a través de la amenaza, la imposición, humillación o discusión y si bien puede que la otra parte ceda para evitar males mayores esta sin duda es una falsa victoria que va generando una brecha entre los dos, brechas que si no se atienden pueden generar un abismo.

La paradoja de lo desagradable: una práctica tóxica que se ve en algunas parejas es que se habitúan a sostener comunicaciones desagradables como forma de compensar el silencio, una manera de ver que tienen la atención de la otra persona aunque sea con comentarios negativos que sin duda afecta el bienestar y la autoestima de quien se acostumbra a esto.

¿Cómo es la práctica positiva de comunicación de pareja? Es aquella que se caracteriza por gratificaciones recíprocas, expresiones amables y basadas en el respeto, deseo y capacidad de escuchar,  peticiones que se atienden, promesas que se cumplen, agradecimiento presente.

Para lograr mejores comunicaciones el camino es la asertividad donde haces valer tus derechos sin dejar de considerar o darle importancia a los derechos del otro, muy diferente a la pasividad donde te anulas y dejas que pisoteen tus derechos o la agresividad donde te impones, pisoteas y buscas ganar a costa de lo que deseas. ¿En qué patrón de comunicación sueles estar?

Formas efectivas de hacer peticiones a tu pareja:

  • Me gustaría que tú…
  • Agradecería que hicieras…
  • Es muy importante para mí que…

Formas efectivas de expresar sentimientos negativos

Expresa en forma directa, lo que sientes y describiendo la conducta que lo origina sin juicios o descalificaciones de la otra persona. Habla de la acción sin suponer la motivación, por ejemplo:

-Me molesta que dejes la ropa tirada en el piso- a -Me molesta tu inconsciencia y falta de consideración donde asumes que soy la cenicienta que debe recoger todo lo que tu tiras.-

La empatía: Llave mágica

Aprender a ponerse en el lugar del otro implica no interrumpirse. Una forma de ensayar es resumir lo que la otra persona dijo antes de hablar, eso te permite validar la comprensión y sin duda hace que la otra persona se sienta escuchada

Hacer frente al mal humor del otro: muchas veces el ignorar el mal humor puede ser una vía interesante para que la tensión no suba, la persona suele bajar a diferencia a si respondemos como otro ataque. Usar el humor o apartarse de ser necesario puede resultar útil más que engancharse en un ataque simultáneo.

¿Cómo manejar temas conflictivos? La manera adecuada de manejar estos puntos delicados es establecer el acuerdo que uno de los dos hable con un tiempo limitado mientras el otro escucha empáticamente y con atención. Quien expresa describe hechos y situaciones sin descalificaciones personales, sin ofensas y quien escucha resume con sus propias palabras el sentir y el pensar de su pareja sobre el tema en cuestión; en caso que no se haya comprendido claramente se aclara. Es favorable entonces que quien plantee el punto haga sus peticiones o deseos y se lleguen a acuerdos. Luego se repite el ejercicio con la otra parte de la pareja. Es importante cuidar el estado emocional para que esta técnica funcione, si los ánimos están muy caldeados es mejor esperar un poco (tiempo fuera) hasta que se haya “enfriado” el estado emocional.

Afrontar es el camino, ignorar los problemas, creer resolverlos con intimidad sexual, tomando decisiones impulsivas, pretendiendo dominar o utilizar la violencia son estrategias totalmente contraproducentes.

Tengamos presente que ante un problema no hay un solo camino, hay muchas vías de solución que pueden encontrarse con mente abierta, con deseo de resolver y con las ganas que sea el amor quien triunfe más que el deseo personal de tener la razón. Sin comunicación no hay relación.

La comunicación funciona para aquellos que la trabajan. – John Powell

Imagen de StockSnap en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: