¿Te consideras creativo?

Ahora que ayudo a las personas a vivir y trabajar a su manera, generalmente he visto que no toman la decisión de emprender la aventura de sus vidas -o de iniciar un negocio -, porque dicen que no son creativos.

Pero hoy vengo a recordarte que todos podemos creativos.

Lo primero que tienes que saber, es que la creatividad es una habilidad. Esto significa que, en ciertas ocasiones puede ser una aptitud innata, y por ello vemos personas que desde chicos tienden a ser más creativos. Pero también es una aptitud desarrollada, que se practica, y con constancia se puede convertir en una habilidad.

No sólo se nace creativo, sino también se hace.

En definición básica podemos decir que crear es la habilidad de convertir algo en realidad. Cualquier cosa. Si te pones a pensar detalladamente en esto, entonces todo el día estamos creando. Nuestras palabras vienen de la voz, de la vibración y la creación de la boca, por lo que estamos creando un enunciado, y principalmente, un mensaje.

Lo mismo sucede cuando cocinas. Creas tus recetas, haces magia y en cuestión de minutos tienes un gran desayuno en tu mesa. No estás inventando algo nuevo, sólo estas creando, entre la variedad de alimentos disponibles, una comida.

Si la receta es la idea, la comida en la mesa es la creación.

Tenemos la falsa percepción de que crear es tener algo completamente nuevo y no siempre es así. Simplemente es la capacidad de convertir el cero en algo. De dar vida, cómo diseñadores de nuestro destino. Sea algo innovador, nuevo o algo ya hecho, pero algo por ti. Y cómo una receta, la idea es la base de cualquier experimento.

Pero, ¿cómo puedes ser creativo?

Ser creativo no es una actitud, tampoco un estatus, ni una etiqueta. Realmente crear viene de nuestro interior, de nuestra mente –de nuestros sueños. El hermoso proceso de crear es otorgado a cada uno de nosotros, y sólo tú mismo puedes explotar el deseo de creatividad que tienes en tu interior.

Es que estamos en constante creación. Sólo falta ver la vida, ver lo que te rodea, tener un espíritu crítico que te permita ver el más allá de tus acciones y vivencias diarias, entenderás que el mundo respira del aire creativo. Por naturaleza podemos decir que somos creadores, tanto que hasta nuestro cuerpo se dedica a crear en su interior. Si el cuerpo lo hace, ¿por qué no tu mente también?

Así de fácil, pero no tan sencillo.

En un contexto artístico, la creatividad se manifiesta en la capacidad para diferenciarse de lo previamente existente y en su poder evocador de emociones. En otros contextos no artísticos, la creatividad se pone de manifiesto en la sorpresa que genera una idea y la virtud de dar respuesta a alguna necesidad.

Por ende, si quieres diferenciarte o quieres ser factor sorpresa, solamente hay una forma natural de lograrlo: ser tú mismo. Si realmente eres tú, ya que eres único, podrás crear una imagen excepcional de ti, y principalmente estarás creando tu propia historia.

Por lo que creer es crear.

Cuándo empiezas a creer que eres capaz de cumplir tus sueños, cuando crees que puedes hacer un negocio que te permita libertad y que cambie el mundo, entonces empezarás a crear lo que se necesite para alcanzar tus objetivos.

La vida entera es creación y viene del proceso de creer que es posible. Es una convergencia entre la mente y lo real, entre creer en tus sueños y crear tu mundo. Sólo debes entender que tienes la posibilidad de crear algo, sea lo que sea, en el momento que sea, y sin importar lo que digan los demás.

Sólo hace falta explotar nuestro flujo de imaginación interno, que permanece escondido si no hacemos cosas nuevas.

Te pregunto, entonces, ¿te consideras creativo?



Deja tus comentarios aquí: