No te dejes vencer por la ansiedad

La ansiedad y el estrés son los males comunes de nuestros días. Para nadie es un secreto que los venezolanos estamos pasando por un momento de mucha tensión e incertidumbre. Y caer en la trampa de la ansiedad es lo más fácil que nos puede ocurrir

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una emoción subjetiva de aprehensión, miedo o expectativa temerosa, que va desde una preocupación excesiva por el presente o el futuro, hasta sentimientos de terror. Es una señal de alerta que te advierte sobre un peligro inminente y te permite adoptar las medidas necesarias para enfrentarte a una amenaza. Pero generalmente tal amenaza no existe en la realidad, es nuestra mente perversa la que crea situaciones imaginarias e hipotéticas que nos hacen sentir miedo o ansiedad.

¿Cómo sabes si tienes ansiedad? Puedes sentir cualquiera de estas señales de alerta 

  1. Aumenta tu deseo de consumir a cada rato carbohidratos malos o de alto índice glicémico: harinas, pastelería, chucherías y azúcares en general.
  2. Te vuelves demasiado impulsivo o distraído.
  3. Te sientes «acelerado» todo el tiempo.
  4. Tienes las manos sudadas, el ritmo cardiaco y respiración acelerada.
  5. Sientes náuseas, dolor de cabeza o de estómago frecuentes.
  6. Sientes opresión en el pecho, mareos y otras sensaciones que te angustian.
  7. Tienes problemas para quedarte dormido(a) o duermes más de lo normal.
  8. Visitas a uno o varios médicos, buscando una causa orgánica a tu problema.

¿Por qué la ansiedad engorda?

ORI CHALBAUDCuando estamos sometidos a altos niveles de estrés y ansiedad, nos creamos una necesidad de comer algo a cada rato, pues nuestro cuerpo está tratando de aumentar los niveles de serotonina cerebral (hormona del bienestar). Y para satisfacer nuestro paladar siempre buscamos como primera opción los carbohidratos malos (de mayor índice glicémico). Entonces te encontrarás consumiendo grandes cantidades de “energía” que no vas a utilizar para nada y por lo tanto se almacenarán totalmente en tu tejido graso. Al consumir carbohidratos malos (azúcares y harinas) en exceso, tu páncreas estará liberando grandes cantidades de insulina, una hormona que te hará sentir más hambre y aumentará los mecanismos para convertir todo lo que comas en grasa, entre otros daños que puede ocasionar a tu salud.

Además de esto, el estrés aumenta la producción de cortisol, una hormona que el organismo fabrica ante situaciones de emergencia para ayudarnos a enfrentar una situación crítica o situación de alarma. Pero cuando el estrés es prolongado, se disparan en el organismo los niveles de cortisol todo el tiempo, y eso traerá diversas consecuencias nocivas, tales como: Aumento de tu grasa abdominal, aumento de tu apetito, deterioro de tu rendimiento cognitivo, aumento de tu glicemia (o azúcar) en sangre, resistencia a la insulina, disminución de la densidad ósea (osteoporosis), destrucción del tejido muscular (sarcopenia), aumento de la presión arterial, aumento de la susceptibilidad a infecciones y otras graves consecuencias para la salud. Aquí lo que interesa saber es que si tienes el cortisol elevado por estrés, aumentarás de peso irremediablemente y como “valor agregado” obtendrás un sinnúmero de enfermedades y complicaciones.

Por último, cuando tienes estrés, lo que menos quieres es hacer ejercicios, porque pierdes la disposición y no «tienes tiempo», la mejor excusa que se ha inventado. Entonces dejas de quemar calorías extra y te refugias en la cama o sofá, lo que contribuye a la ganancia de peso corporal.

¿Qué hacer si te sientes ansioso?

La clave para resolver la ansiedad es ¡actuar inmediatamente!

  1. Consulta a tu médico de confianza para recibir el tratamiento adecuado. NO te auto mediques.
  2. Consulta con un psicólogo o terapeuta para hablar de tus miedos y problemas.
  3. Habla con un familiar, amigo de confianza o miembro de tu comunidad religiosa. Puedes unirte a grupos de autoayuda o de apoyo.
  4. Apóyate en tu familia. La familia es muy importante para la recuperación de una persona que padece de trastorno de ansiedad.
  5. Prueba diversas técnicas para mejorar el estado emocional, como la respiración, relajación, yoga o meditación.
  6. Cuida tu cuerpo, come alimentos saludables, cuida tu cabello, manos y pies, hazte un masaje relajante o cambia de look.
  7. Consume infusiones relajantes y alimentos bajos en calorías que calmen tu ansiedad. Te presento varias opciones en otro post.
  8. Haz ejercicio de moderada intensidad cada día durante una hora. Tiene un efecto calmante y relajante.
  9. Busca actividades que te relajen, tales como ir a la playa o piscina, iniciar un nuevo proyecto, reunirte con amigos, planificar un viaje o practicar algún hobby.
  10. Escribe todo lo que te angustie. Debes sacarlo de tu mente al papel y diseñar un plan de acción para resolver cada situación que te genera angustia.

Hablar y drenar tus miedos puede ayudarte, pero no sustituye la atención brindada por un terapeuta. Qué estás esperando para buscar ayuda? ¡Dile NO a la ansiedad y el estrés!

¿Te habías dado cuenta de lo difícil y dañino que es vivir bajo la ansiedad? ¿Qué estás esperando para buscar ayuda? Si quieres alcanzar y mantener un peso saludable, deberás implementar una estrategia en tu vida para controlar la ansiedad y el estrés!

 

RadioSi quieres escuchar la entrevista con la dra. Samar haz clic aquí 

 



Deja tus comentarios aquí: