¿Te falta algo?

Sientes que a pesar de cumplir diversas metas, objetivos y logros personales, además de poseer diferentes cosas que necesitas, como cama,  techo, una rebanada de pan tostado por la mañana, agua caliente y un paño seco después del baño; sientes que te falta algo, te invito a definir los aspectos que te constituyen y como los alimentas  o mejor dicho, como los vives y nutres.

En el sentido clásico los humanos están constituidos por cuerpo y mente, ulteriormente se comenzó a entender al alma como un adicional, un tercer componente que es aquello diferente a los otros dos anteriores, básicamente es lo que nos conecta con algo más y por ende se le atribuyen todas las otras características que no abarcaban el cuerpo y la mente, tenemos por ejemplo:

Para los Griegos, el cuerpo constituía la arcilla con las cuales se dieron forma y la mente constituía el aliento de vida, el fuego hurtado por Prometeo que, otorga la sabiduría, esa dualidad indivisible que forma mente y cuerpo. Pitágoras, tiene ideas que aún están vigentes, la inmortalidad del alma y su naturaleza diferente al cuerpo, dos principios: materia y espíritu, la transmigración de las almas de una especie a otra y la afinidad entre todos los seres vivos, ideas que hoy son apoyadas por la ciencia a partir de la genética.

Para los Católicos, tomando de referencia a un máximo exponente como Santo Tomás de Aquino, “el hombre es sustancia individual de naturaleza racional, es decir, un todo unitario cuyos aspectos fundamentales son la individualidad y la subsistencia, lo que diferencia esencialmente a las personas de los individuos inanimados, los animales y las plantas, es la mente. Por lo demás, en cuanto parte de la especie, en cuanto sustancia incompleta, el alma separada no es hipóstasis, pero el ser con el que funda la persona le pertenece en propiedad y, en este sentido, conserva la índole personal, y ello explica su tendencia natural a la reunión con el cuerpo”.

Para los Mayas, existían dos tipos de materia: “la que vemos (el cuerpo humano), que es una materia pesada pero efímera porque se descompone, se degenera y muere; y la otra es de origen divino, que seguirá existiendo posterior a la muerte, tales como las almas y los espíritus, los cuales están hechos de una materia que es etérea, ligera, airosa, parecida a los aromas, ligera pero resistente; esta no envejece, es eterna”.

Para los Egipcios, “el hombre poseía un cuerpo jat, un cuerpo espiritual sahu, espíritu ba, un doble ka, inteligencia ju, su sombra jaibit, una forma sejem, un corazón o mente ib, y un nombre re”.

En la actualidad los aspectos en los cuales se enfoca al hombre son el CUERPO, MENTE, ESPIRITU, ÁNIMO y EMOCIONES, estos serían los aspectos que deberías evaluar y nutrir, son lo que debes vivir; si eres capaz de medir estos atributos y determinar cuál te falta, es fácil buscar  la ayuda que necesitas.

Todos somos capaces de decidir cambiar, pero no todos estamos dispuestos a perdernos haciendo nuestro camino, no estamos solos y a nuestras espaldas hay más de 30.000 años de humanidad, así que ineludiblemente alguien podrá ayudarte. Solo tienes que decidir y buscar. “Cuando no se tiene alternativa, se debe recurrir al coraje”.

Capa8lanca.



Deja tus comentarios aquí: