¿Te quejas o actúas?, ¡es TU decisión!

En estos días tuve la ocasión de asistir a una reunión de trabajo, eso que ahora llaman “networking”, lo cual disfruto enormemente, pues considero que es una oportunidad de interactuar con personas con diferentes puntos de vista, intereses y proyectos.

Como cualquier interacción humana, me resulta sumamente interesante ese intercambio de energía, que en algunas ocasiones sirve para cargar mis pilas y otras para descargarlas. ¿Y por qué te digo esto?

Estoy segura de que a tu alrededor hay personas que con su manera de enfrentar las cosas que le suceden te contaminan de energía negativa. Para ellos todo lo que pasa es motivo de QUEJA, tienen una enfermedad que he bautizado como ISA ( sin alusión a las Isabeles): Inconformismo Sin Acción. Sin embargo, hay otras que ante el mismo hecho reaccionan de manera positiva y ACTÚAN modificando su manera de pensar para encontrar nuevos caminos, soluciones y alternativas. Estas tienen una ventaja y son personas ASC: Acción Sin Conformismo.

¿Por qué algunas personas enferman de ISA? Cuando vivimos en una queja constante, nuestra capacidad para solucionar las cosas se trunca desde el primer momento, ya que en vez de buscar alternativas, poniendo en práctica la creatividad y valiéndonos de una herramienta fantástica como es la imaginación, gastamos esa energía en quejarnos y compararnos con los demás, lo cual es el mejor camino para el victimismo.

Puede ser duro esto que voy a expresar, pero “ser víctima” es una posición cómoda, ya que, asumiendo ese rol tú no te mueves de tu zona de confort, solo te lamentas porque la zona se ha modificado y piensas que no puedes hacer nada contra lo que te está pasando, la culpa siempre la tendrán los demás. Tú eres la consecuencia: pobrecita/o de ti.

Sin embargo, cuando eres una persona ASC, te pase lo que te pase, siempre estarás dispuesto a asumir el hecho, a buscar soluciones y a ponerlas en marcha, ya sea solo o con ayuda de tu equipo, de tus amigos, de la familia, de profesionales, no importa que no lo puedas hacer solo, lo que importa es que la decisión de tomar acción, esa sí depende solo de ti. “Si tú crees que puedes, puedes”.

Cuando suceda algo por lo que te provocaría quejarte, sigue estos sencillos pasos:

  1. Respira profundo por el método 3×4: Inspira, cuenta hasta 4, retén el aire cuenta hasta 4, expulsa el aire cuenta hasta 4.
  2. Piensa en positivo, piensa en algo que puedes hacer para mejorar la situación.
  3. Sé ecológico: Ten en cuenta que lo que decidas hacer no afecte negativamente a los demás.
  4. Hazlo y observa. Resultados positivos: acierto o resultados negativos: fracaso

Toda acción genera una reacción, así que aquí estaré en la próxima entrega para compartir contigo cómo gestionar los resultados.

Gracias por tu interés. Hasta pronto.



Deja tus comentarios aquí: