Tener una Reserva Emocional

Tener una Reserva Emocional

Estamos día a día pendiente de tener alimentos en casa inclusive para cuando tenemos un “antojo”, también dinero que nos mantiene al día más un ahorro para los imprevistos, sin embargo no solemos ser conscientes de la importancia de tener una Reserva Emocional.

Esa capacidad de aprender a vivir con consciencia plena las emociones y una suma constante de emociones positivas que más allá de quedar en nuestra memoria episódica queda en nuestra memoria celular.

Las emociones nos preparan para la vida, protegen, defienden, aprendemos de ellas, disfrutamos, para lo cual debemos estar conscientes, enfocados, vivir el momento a plenitud. Todas las emociones son naturales y necesarias, experimentar las negativas nos hace sobrevivir, crecer y evolucionar como persona. Las emociones positivas nos hacen sentir bien, fortalecen nuestra resistencia aumentando nuestra conciencia y nos da una visión amplia en la búsqueda de soluciones.

En el manejo de las emociones lo importante es saber cuándo emplearlas y cómo en su justa medida. No vamos a estar relajados y razonar con un tigre enfurecido, hay que temer para protegernos, así como sentir tristeza ante la pérdida de un ser querido. Aunque negativas desde su concepto son necesarias para sobrevivir, para un buen vivir acordes al momento y a la identidad de cada quién. También es cierto que hay que vivir las emociones de forma egosintónica de manera que el sistema inmune las reconozca como propias y se mantenga vigilante para defendernos.

Se precisa tener tres emociones positivas por cada emoción negativa para una Reserva Emocional y tener los recursos emocionales para hacer frente a las circunstancias difíciles. El organismo lo agradece, es capaz de mantener su homeostasis o equilibrio, seguir sus funciones y no caer en enfermedad. El desarrollo de la capacidad de resiliencia es parte de la personalidad inmunocompetente.

En el diario vivir es todo un desafío estar consciente de las emociones con todos los retos a los que nos enfrentamos, y para ello nada mejor que tener el hábito de emociones positivas como herramienta, asegurando así una buena Reserva Emocional para la salud y el bienestar.

Imagen de Anastasia Borisova en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: