Textos canalizados y mensajes de otras dimensiones y planetas

Actualmente hay una cantidad enorme de libros y textos que han sido escritos por personas que transmiten lo que les dicta un ser proveniente de otra dimensión, otro planeta, o inclusive, de otro universo. Esto ha sucedido muchísimas veces en la historia. Podríamos decir que en su gran mayoría todos los textos considerados sagrados o portadores de sabiduría tienen un origen similar. Así fue como se escribieron textos antiguos como el Zohar, la Biblia y el Corán. Sin embargo, en los últimos cincuenta años, ha habido una explosión de textos canalizados por personas que ofrecen una nueva explicación acerca del origen del hombre y su propósito en este mundo.

En muchos puntos estos textos coinciden. Casi todos hablan del amor, el perdón, la paz, la unidad y la alegría como los propósitos más importantes de los seres humanos. Tal vez por eso es que todos los días hay personas que conocen alguno de estos textos y se sienten identificados con ellos.

Sin embargo, cada uno de estos textos tiene una explicación distinta acerca de la realidad y algunos ofrecen recomendaciones prácticas importantes que difieren de las de otros textos.

Como buscadores de la verdad, creo que muchos estamos abiertos a recibir aquella información que nos ayude a entender mejor la realidad que vivimos, pero es muy importante considerar que no porque estos textos digan algo que es cierto, significa que todo lo demás lo es. Al contrario.

El mejor lugar para esconder una mentira es entre dos verdades. Es importante estar conscientes de que de eso se valen estos materiales para ponernos trampas muy sutiles y difíciles de identificar y que nos pueden desviar del camino sin darnos cuenta.

Lo anterior no quiere decir que debamos tomar una posición absolutista respecto a estos escritos. Como dice J.L. Camacho, sería tan erróneo aceptar como cierto todo lo que dice como rechazarlo por completo. A veces, el tren equivocado te puede llevar al lugar correcto.

Sin embargo, es importantísimo utilizar la intuición y el discernimiento como filtros necesarios para no permitir ser presa fácil de aquellos que intentan manipular nuestra conciencia, ya que lo que sí es verificable en la práctica, con datos, documentos y testimonios disponibles al público, es que desde hace mucho tiempo ha habido esfuerzos organizados para manipular la conciencia del ser humano y desviarla hacia un sistema de creencias desde el cual sea fácilmente manipulable y controlable. Esto se ha hecho de muchas formas. Desde las muy obvias, como la mercadotecnia que hay en televisión, hasta sofisticados programas secretos como el MK Ultra. Antes considerados el producto de la imaginación de los conspiranóicos y ahora históricamente comprobados.

Lo que tal vez sea difícil de creer para muchos seguidores de estos materiales, es que esos esfuerzos obscuros también han sido enfocados hacia el desarrollo de textos de tipo espiritual que te hablan muy bonito para luego insertarte una nueva programación mental que ellos puedan manipular.

Esto tampoco significa que debemos pensar mal de quienes hacen las canalizaciones. Generalmente, las personas que realizan esos trabajos son bien intencionadas y tratan de servir a un propósito divino. Me ha tocado conocer a algunas de ellas y pueden ser personas muy nobles, pero debemos considerar que aun en esos casos hay peligros como los siguientes:

  • Es muy normal que en una canalización haya errores. Se pueden mezclar el ego, una interpretación equivocada, la confusión, el cansancio del canalizador, las ganas de ayudar y muchas otras cosas.
  • (ii) El que el canalizador sea bien intencionado no quiere decir que la fuente de la información lo sea. Desgraciadamente, no todos los seres que hay en otras dimensiones o planetas son angelitos. Como es arriba es abajo, y así como en este mundo hay gente muy buena, muy mala, y todos los que estamos en medio, en otras dimensiones y confines del universo pasa lo mismo.

Considerando todo lo anterior, ¿cómo podemos entonces hacer para recibir la información correcta? A continuación propongo algunas acciones que nos pueden ayudar a volar por encima del pantano:

  1. Pide al universo iluminación, intuición y discernimiento. El universo te ayudará, pero también ayúdate conectándote a las vibraciones más altas. Pide también protección energética.
  2. Las respuestas están adentro. Recuerda que tú ya tienes dentro de ti toda la sabiduría que necesitas. Dentro de ti está la chispa divina. Por eso, tu único trabajo es interiorizar y sacarla de tu corazón. Meditar media hora diaria es una forma excelente de asegurarte de seguir el camino correcto. A diferencia de esto, muchos de estos textos canalizados te invitan a callar tu voz interna para escuchar y memorizar las voces plasmadas en un texto que alguien más escribió. Incluso te pueden decir lo mismo que yo. Que el camino es hacia adentro y que hay que meditar, para solo engañarte y luego llevarte hacia afuera de ti mismo.
  3. La verdad te hace libre. Piensa quién se beneficia con esa información. Aquellos textos que vienen de las fuentes correctas se enfocan a ayudarte a descubrir y reconocer ese poder interior que tienes para que lo expreses. Al contrario de esto, algunos textos canalizados te llevan de una forma disimulada a negar tu poder interior o entregárselo a alguien más, ya sea a un libro, un gurú, un sacerdote o un profeta de moda que obtiene algo a cambio.
  4. Por los frutos los conoceréis. Si hay alguna práctica que te resuene y te haga sentido, inténtala y luego evalúa los resultados. Si hay una transformación interior para bien, has dado en el clavo. Si sigues estancado después de haber trabajado, mejor busca en otro lado.
  5. Para cambiar lo de afuera, hay que cambiar lo de adentro. Estamos en tiempos en los que a las personas nos gusta comprar resultados inmediatos haciendo el mínimo esfuerzo. Sin embargo, en la práctica podemos ver que lo único que realmente cambia tu vida son tus decisiones y tus cambios internos. Si los textos canalizados te venden el pescado, pero no te enseñan a pescar, es muy probable que no lleven las mejores intenciones.
  6. Verifica en otras fuentes. Ayúdate de las experiencias de otras personas y otros textos. Así es como se crea la ciencia. A prueba y error. La ciencia no se define por su contenido, sino por su método. Si hay información específica en un texto que coincide con lo que dicen otros textos, o puedes ver que la experiencia y los hechos avalan lo que dice, tal vez encontraste la perla que había dentro de la concha. No importa que el resto del texto sea pura basura. Por ejemplo, la regla de oro que dice “no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti” se repite en muchísimas tradiciones espirituales distintas. Por algo es así…
  7. Respeta y date a respetar. Esta realidad en la que vivimos se construye con base en las creencias, y cada quien tiene las suyas. Al final no importa en qué creas. Te garantizo que no encontrarás una persona en el mundo que crea lo mismo que tú. No importa. Tu camino es el tuyo. Lo importante es que tú sepas quién eres, hacia dónde vas y en qué crees. Eso es lo que determina tu realidad. Si los demás creen en algo distinto, magnífico. Respeta sus creencias y que ellos respeten las tuyas.


Deja tus comentarios aquí: