¿Tienes adicción al trabajo?

¿Tienes adicción al trabajo?

Para responder esta pregunta debemos primero estar de acuerdo con que nos referimos con adicción al trabajo.

Es indudable que el trabajo nos da sentido de identidad, influye en nuestra autoestima y nos legitima en cierta forma ante la familia y sociedad, ahora bien, cuando no hay equilibrio con los otros aspectos de la vida, cuando concentramos la mayor parte de nuestro tiempo trabajando podemos hablar entonces de adicción al trabajo. 

En mi historia de vida siempre he estado saturada de trabajo y una de las causas principales que identifico es mi extrema responsabilidad, suelo ser la primera que responde, la que no abandona ese proyecto hasta culminarlo, empujo a los demás, el deleite de los jefes que no se han conformado con felicitar o recompensar sino que la respuesta siempre ha sido darme más trabajo, más responsabilidades ante las cuales pocas veces he dicho no.

Determinar si estamos ante una adicción no es un tema tan sencillo porque no necesariamente trabajar mucho es tener adicción al trabajo, es más complejo que eso. Existen personas que trabajan muchísimo pero por razones de vida, cubrir gastos por ejemplo que de otra manera no podrían y se ven obligados incluso a tener más de un empleo o actividad sin que esto signifique que prefieren trabajar a tener momentos de ocio o de disfrute; ahora bien, recordemos que somos seres de hábitos y lo que pudiera ser una conducta temporal puede terminar instalándose y transformándose en adicción.

Síntomas de la adicción al trabajo

  • Trabajas más de 45 horas cada semana, y más de 5 días a la semana.
  • Trabajas hasta altas horas de la noche y descansas pocas horas diarias.
  • Trabajas  aun estando enfermo.
  • Te llevas trabajo para la casa y continúas.
  • Comes encima de la computadora o escritorio, la idea es no perder tiempo.
  • Difícilmente dices que no ante más responsabilidades en el trabajo.
  • Tu autoestima se potencia con los refuerzos o reconocimientos que obtienes a nivel laboral.
  • Dejas atrás lo social, las relaciones, las salidas, las llamadas porque te restan tiempo para trabajar.
  • Tu tema principal de conversación es el trabajo.
  • No sueles salir o irte de vacaciones y, si lo haces el trabajo te acompaña, puedes incluso deprimirte o sentir ansiedad cuando no estás trabajando.
  • Altos niveles de angustia o temor con respecto al trabajo.
  • Altos niveles de estrés.

Causas

  • Necesidad de estar en descarga de adrenalina para poder funcionar mejor, costumbre de vivir bajo estrés.
  • Búsqueda de compensación a la valoración personal orientada al éxito laboral.
  • Problemas económicos o exceso de ambición
  • Mala administración del tiempo.
  • Falta se asertividad que te impide decir no.

Podemos llegar a pensar, equivocadamente, que si trabajamos más que los demás somos más productivos pero es un error. Según un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology, exceder las 40 horas semanales se asocia a   un menor nivel habilidades cognitivas, es decir, menor concentración y productividad.

¿Cómo liberarnos de la adicción al trabajo?

  • Organiza tu tiempo: Planifica tus actividades, establece prioridades e incluye en la misma las actividades sociales, recreativas y de ocio.
  • Establece la rutina de breaks o interrupciones dentro de tu jornada cada dos o tres horas para respirar, tomarte un té o café, hacer esa llamada agradable, ponerte en movimiento como por ejemplo caminar durante diez minutos. Esto oxigena tu cerebro y estimula tu creatividad y productividad.
  • Respeta tu hora de almuerzo y mantente presente y concentrado con los alimentos que ingieres con la mayor calma y disfrute posible. Tu sistema digestivo te lo agradecerá.
  • Establece límites y cúmplelos, no vayas más allá de tu jornada y lo que no se pudo terminar hoy se continuará mañana; dedica los fines de semana a tu descanso y disfrute así como a las tan importantes relaciones sociales; no lleves trabajo a la casa, visualiza que al salir del trabajo dejas todos los pendientes allí.
  • Pide apoyo a tu círculo mas cercano para que te de alertas si recaes en la adicción. 
  • Empieza a valorar tu vida  como algo mucho más complejo y enriquecedor que los momentos de trabajo.

Y como vi en un vídeo de Daniela Bascopé en Instagram, en recomendable formularse la pregunta ¿Qué dolor interno estás pretendiendo anestesiar con tanto trabajo?

Foto www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: