Todo llega

Dícese del cortoplacismo: alude al «hábito o práctica de actuar a corto plazo», hace referencia a lo «perteneciente o relativo al corto plazo» (uso adjetival), así como a aquel o aquello partidario del cortoplacismo (uso como sustantivo).

En criollo, es lo que llamamos: “pan para hoy y hambre para mañana”. Trabajamos duro hoy, nos lo disfrutamos hoy, y mañana ya se verá.

Algún error, en algún momento de nuestra historia, nos hizo creer a algunos venezolanos que el éxito se construye de esa manera. Trabajar un poco y disfrutar los resultados la semana siguiente. Merecerse todo, siempre, en el corto plazo. ¿La consecuencia? Cuando no lo tenemos, nos llenamos de frustración, de miedo, de dudas, decimos «me voy», «esto no sirve», «esto se lo llevó quien lo trajo» y pare usted de contar.

No es mentira que nuestro país transita por un momento muy difícil, una suerte de juego trancado que cobra víctimas en nuestros hogares y sobre todo en nuestras mesas. Esa realidad la enfrentan muchas familias hoy por hoy. Pero tampoco es menos cierto que la manera en que muchos deciden llevarlo, lo hace más difícil todavía.

Hay quien en tiempos de crisis no quiere trabajar más porque siente que no vale la pena.

Hay quien en tiempos de crisis se niega a abandonar algunos de sus lujos y caprichos, doblegando su economía y condenándola al corto plazo. Hay quien en tiempos de crisis pretende salir corriendo llevándose sus mismos problemas en la maleta, esperando resultados diferentes.

Los optimistas trabajamos en la bonanza, pero más aún en los tiempos de crisis. No esperamos ver y tener los resultados para ya, sabemos que los mejores frutos se recogen en el tiempo y que lo que llega rápido, rápido se va. Disfrutamos la vida haciendo aquello que amamos hacer y lo hacemos bien. Porque lo verdaderamente perdurable se obtiene con trabajo y con pasión.

La clave está en no perder la paciencia, en no desesperarse por llegar a la cumbre, está en disfrutar el camino. En competir solo con nosotros mismos, preguntándonos: ¿qué puedo hacer hoy mejor que ayer?, ¿cómo puedo ser una mejor persona o un mejor profesional mañana?, ¿de qué manera puedo contribuir para solucionar aquello que creo que está mal?, ¿cómo puedo alcanzar la mejor versión de mí mismo?

Dar, ser, hacer y tener. Lo demás es cuestión de tiempo. Todo llega, siempre.



Deja tus comentarios aquí: