Todo surge del amor

Todos somos energía, energía que está unida y relacionada, compartimos un origen en común, una consciencia superior y universal. Algunos la llaman Dios, otros la llaman simplemente amor. El amor es el más noble de todos los sentimientos, es por amor que una madre o un padre dan la vida por su hijo. Es por amor que vivimos, es por amor que estamos en la búsqueda constante; y es por amor que creamos todo lo que existe. Cuando nos enfocamos con amor hacia algo, hacemos que las cosas sucedan. Ahora bien, sólo podremos dar amor y hacer las cosas con amor, si nosotros estamos llenos de amor y para lograr eso, tenemos que estar en paz con nosotros y estar conectados con nuestro más íntimo ser. Únicamente estando serenos podremos conectarnos con nuestro yo interior, y es en esa paz donde podremos crear cualquier cosa. Recuerda que todo lo que haces con amor es perfecto; ya que toda la energía siempre se direcciona hacia el amor y el amor no tiene limitaciones.

Te propongo el siguiente ejercicio, el cual puedes hacer cuando quieras y las veces que quieras:
Coloca un disco compacto con una música que consideres hermosa e inspiradora. En el momento que sientas deseos, mientras escuchas la música, toma un libro que a su vez consideres hermoso e inspirador, puede ser la Biblia, puede ser un libro de oraciones, puede ser cualquier libro de autoayuda o simplemente uno de ficción que consideres aleccionador. Luego, lee un pasaje de ese libro. Cierra los ojos y reflexionando sobre lo que leíste, hazte la siguiente pregunta ¿Qué es lo que quiero? No busques respuesta a la pregunta, simplemente hazla y déjala ser. Cuando te sientas listo, abre los ojos y sigue normalmente con tu vida. En el momento que menos te lo esperes, si te hiciste la pregunta desde el corazón, la respuesta acudirá a ti.

 



Deja tus comentarios aquí: